Documentos Iglesia - Written by Archivo Calasanz on Sábado, Septiembre 13, 2008 1:02 - 0 Comments

EXHORTACION DE LOS OBISPOS DE NICARAGUA

EXHORTACION DE LOS OBISPOS DE NICARAGUA
ANTE LAS ACTUA¬LES CIRCUNSTANCIAS DEL PAÍS
Y LAS ELECCIONES MUNICIPALES DEL 2008

Managua, quince de Agosto de 2008

Porque (…) no pediste para ti vida larga ni riquezas ni la vida de tus enemigos, y pediste sabiduría para escu¬char y gobernar, acepto tu petición: te doy un corazón sabio e inteli¬gente, como no lo ha tenido nadie antes ni después de ti.” (1 Re 3,11-12)

A los sacerdotes, religiosos, religiosas y agentes de pastoral, a los electores y candidatos mu¬nicipales, Nicaragüenses, hombres y mu¬jeres de buena voluntad,:

INTRODUCCION

1. Los Obispos de la provincia eclesiástica de Nicaragua, desde nuestro quehacer pastoral, nos sentimos y estamos muy cerca de nuestro pueblo en todos los momentos, y más ahora que de¬bemos tomar una decisión importante para los municipios y la Nación. De ahí que, bajo la luz del Espíritu Santo, no podemos prescindir de compartir nuestro análisis sobre la realidad com¬pleja que se vive hoy en Nicaragua. Análisis hecho no desde una fría mirada académica ni una visión de políticos, estadistas, so¬ciólogos o economistas, sino desde la mirada de la fe y el cora¬zón de pastores.

2. Pronto se abrirá oficialmente la campaña que desembocará en las elecciones municipales de noviembre, por lo que también quisiéramos hacer algunas exhortaciones a los diversos sectores con el fin de aportar a la creación de un clima racional, sereno, respetuoso, cívico, transparente y honesto que nos lleve a elegir conscientemente a quienes consideremos idó¬neos para que ad¬ministren nuestras alcaldías municipales.

I LUCES Y SOMBRAS DE NUESTRO ENTORNO

3. Entre las luces de nuestro entorno, vemos con alegría la supera¬ción de la dramática crisis energética que sumía al país en una oscuridad que lo paralizaba hasta por más de 8 horas diaria¬mente.

4. Saludamos el hecho que se hagan esfuerzos gubernamentales por llegar a los pequeños pro¬ductores brindándoles asistencia técnica, semillas mejoradas y préstamos que no exponen las propiedades de los campesinos.

5. Con gozo vemos el esfuerzo enfocado en mejorar la infraestruc¬tura de las escuelas, la gra¬tuidad de la educación, la mejora gradual del salario a los docentes, y el apoyo recibido en el aumento de la subvención a los centros educativos parroquiales y a otros centros priva¬dos de la nación.

6. Igualmente es grato constatar el equipamiento adecuado en los centros de salud pública y la gratuidad de estos servicios bási¬cos de salud.

7. En cuanto a la infraestructura observamos el desarrollo de algu¬nos proyectos habitacionales que tienden a beneficiar a la gente menos favorecida. Hay, además, mejoras notables en la red vial del país, tanto en carreteras como en trochas y cami¬nos de penetración, especial¬mente en la costa atlántica.

8. Por otro lado, sin embargo, nos apesara reconocer que en este momento existe un am¬biente que se puede convertir en «tinie¬bla y sombra de muerte» (Lc 1,79), el cual impacta a los nica¬ragüenses de modo que su entorno le resulta «opaco y com¬plejo» (Cfr. A.36).

9. Es temerosa la sombra oscura que se viene levantando con fi¬gura de pobreza extrema y hambre, originada en parte por el alza mundial del precio del petróleo, el deslizamiento de la moneda, el crecimiento desmedido del valor de la canasta bá¬sica, las catástrofes como el lamentable incendio que destruyó el Mercado Oriental y el todavía insuficiente salario mí¬nimo. La tensión que esto implica genera, además, otro tipo de proble¬mas como: violencia intrafamiliar, abandono de los estudios, estancamiento cultural, toma de tierras, delin¬cuencia cre¬ciente, migración forzada, inseguridad ciudadana, narcotráfico y hasta conflic¬tos armados entre otros.

10. A propósito de migración forzada, es preocupante que la crisis empuje a nuestros herma¬nos hacia otros países, sabiendo que las medidas internacionales ahora se están restrin¬giendo, al punto de llegar a ser injustas en algunos países pues ven al mi¬grante como un delincuente.

11. La falta de transparencia en el manejo y distribución de algu¬nas ayudas venidas de otros países ha despertado la preocupa¬ción de la sociedad nicaragüense y de la comunidad do¬nante internacional, apareciendo una vez más la sombra de la co¬rrupción que deteriora la economía nacional.

12. Hay una indiferencia cívica ciudadana que se manifiesta de una manera clara en una falta de interés por las elecciones y la participación en otras actividades de la vida pública, de¬bido a que ha bajado notablemente el nivel ético del discurso polí¬tico, convertido en dis¬curso engañoso, cargado de insulto, des¬calificación del adversario y hasta calumnioso.

13. Desalienta la ausencia de un liderazgo de calidad y comprome¬tido que norme la acción política, en la que todo parece estar al servicio de personas, grupos de poder y de partido, en de¬trimento del bien común.

14. Vemos con suma preocupación la regresión de formas supera¬das de autoritarismos (Cfr. A. 74). No se pueden ver como ac¬ciones desestabilizadoras todas las opiniones de desacuerdo que brotan en los diversos sectores, ni se puede estar insul¬tando y recriminando constan¬temente a quien no está alineado al pensamiento del grupo gobernante. La libertad de opinión es un derecho fundamental del ser humano y manifiesta la salud de la sociedad democrática, contribuyendo a la transparencia y buen hacer de los gobernantes e institu¬ciones.

15. Se ve crecer la frustración política en la ciudadanía debido a determinaciones institucio¬nales que reducen los espacios de participación, deteriorando el pluralismo político. En efecto, se percibe un malestar creciente por el rumor popular de una posible distribución de cuotas de poder en los poderes legisla¬tivo, electoral y judicial que condicionan las de¬terminaciones.

16. Finalmente consideramos que está deteriorando la estabilidad social y económica del país el hecho que algunos de los que participan en la vida pública, frecuentemente están utili¬zando un lenguaje descalificador, violento y confrontativo. Se falta¬ría a la responsabilidad social, al crecimiento económico, a la reconciliación y a la paz si se promueve la polariza¬ción de la sociedad, la desconfianza en la inversión extranjera, el aviva¬miento del odio de clases, la descalificación, el exclusivismo y la represión.

17. Estas sombras nos interpelan y queremos aportar nuestra re¬flexión creyente de la historia, haciendo las exhortaciones res¬pectivas para iluminar el futuro proceso electoral municipal y que el mismo sea una fiesta cívica donde se exalte el valor de la participación ciudadana y la transparencia, no sin antes hacer un llamado para que nos abramos a un diálogo sin¬cero que tenga como objeto común enfrentar la crisis mundial que nos hiere más a noso¬tros que a otros.

II IMPORTANCIA DE LA PARTICIPACIÒN CIUDADANA

18. Partimos del hecho que “todo ciudadano tiene derecho a ele¬gir y ser elegido…” (Constitu¬ción Política de Nicaragua, Art. 51, para destacar que faltaríamos a nuestra responsabili¬dad ciudadana si nos mantenemos al margen en el ejercicio de este derecho, dejando en manos de un sólo sector el decidir sobre el rumbo de nuestros gobiernos municipales.

19. La participación más amplia en los asuntos políticos del país se daría a través de eleccio¬nes democráticas desarrolladas en condiciones favorables, sin inclinaciones injustas que vayan a favorecer o privilegiar cualquier ideología que se proclamara ser la única intér¬prete de las aspiraciones del pueblo (Mensaje de la CEN, Enero 1988).

20. La participación más concreta se daría en aquellos que están involucrados directamente en la campaña electoral, sea como candidatos (as), organizadores, promotores y garantes, los cuales no deberán perder de vista que los buenos gobernantes son las personas que de¬dican su trabajo a la consecución del bien común de todos los ciudadanos (Benedicto XVI, Deus Cari¬tas Est, 26 y 28).

21. Aunque ocasionalmente en el ambiente social se perciben du¬das sobre la transparencia en el proceso electoral, el ciuda¬dano debería persistir con su voto. Al respecto, queremos hacer un llamado al sentido de responsabilidad de los laicos para que estén presente en la vida pública, y más en concreto en la formación de los consensos necesarios y en la oposi¬ción contra las injusticias (Documento de Aparecida 508). El deber inmediato de actuar a favor de un orden justo en la sociedad es propio de los fieles laicos; como ciudadanos del Estado es¬tán llamados a participar en primera persona en la vida pú¬blica (DCE 29). Más aún cuando se percibe una notable ausen¬cia en el ámbito político de voces e iniciativas de líderes cató¬licos que sean coherentes con sus convicciones éticas y religio¬sas (Benedicto XVI, Discurso inaugural en Aparecida), es nece¬sario participar plenamente en la ordenación de la comunidad política mediante el ejercicio del voto, seleccionando a los go¬bernantes más idóneos y rechazar a los que carecen de idonei¬dad moral y de las cualidades éticas pa-ra el gobierno (Juan Pablo II., Centesimus Annus., 46)

III EL COMPROMISO DE CREAR LAS CONDICIONES ELECTORALES PROPICIAS

Desde los Electores:

22. En las elecciones municipales los votantes tienen la ventaja de conocer mejor a los candi¬datos y sentir mayor compromiso con su lugar, de modo que no será difícil la participación si se dan las condiciones; por ello, todos debemos apuntar a conseguir ese ambiente que supere el temor al fraude, la apatía provo¬cada, el fanatismo partidista, la inestabilidad, la desilusión ciudadana, el chantaje, la represión y otros factores que po¬drían repercutir ne¬gativamente a la hora de votar.

23. Participar en las elecciones no sólo es un derecho que como ciudadanos nicaragüenses po¬seemos, es también una obliga¬ción con nuestro municipio y con la nación. No votar es ya ele¬gir, es conformarse con aquellos que nos impongan. Evadir la responsabilidad del voto es renunciar a la posibilidad de parti¬cipar en el desarrollo de nuestros municipios.

24. Ahora bien, esta exhortación a ejercer su derecho al voto, im¬plica elegir inteligentemente «entre lo malo y lo bueno, entre lo bueno y lo mejor» (Benedicto XVI., Colonia, 20 de agosto de 2005), teniendo en cuenta el liderazgo y ética de la persona, sus antecedentes de vida, la viabilidad del programa de go¬bierno que presenta y los caminos para la eficacia de sus pro¬mesas.
Desde los Candidatos:

25. Hacemos un llamado a los candidatos para que se esfuercen en conservar y promover un ambiente propicio desde el manejo de un lenguaje y comportamiento respetuoso, mode¬rado, re¬alista e integrador. Tratemos de conseguir un clima de sereni¬dad y confianza que hagan de las elecciones un ejercicio de¬mocrático auténtico. Para todos es evidente que la represión, la demagogia, las calumnias, las vulgaridades, las groserías, el fanatismo y las descalificaciones de otros son parte de un sis¬tema dictatorial no deseado.

26. Los candidatos deberán vencer la tentación injusta del indivi¬dualismo partidista y la exclu¬sión, puesto que son propuestos para ser elegidos como gobernantes de toda una munici¬pali¬dad. Piensen en el interés de sus municipios y de todos los ni¬caragüenses por encima de las consideraciones particulares de las diversas facciones políticas. Al respecto siguen siendo vi¬gentes las palabras del Concilio Vaticano II: «Luchen con inte¬gridad moral y con prudencia contra la injusticia y la opresión, contra la intolerancia y el absolutismo de un sólo hombre o de un sólo partido político; conságrense con sinceridad y rectitud, más aún, con caridad y fortaleza política, al servicio de todos» (GS. 75).

27. Ya hemos dicho que la pobreza y el hambre es una de las grandes sombras que nos ace¬chan (no. 9). Gran parte de nues¬tro pueblo no sólo vive sumergido en la pobreza sino en una profunda miseria que roza la hambruna; por ello, quisiéramos exhortarlos a ser come¬didos en los gastos de campaña, el des¬pilfarro en rótulos y demás publicidades ofenden la realidad precaria en la que vivimos. Llamado extensivo para aquellos que venzan en la contienda, de modo que la austeridad en los gastos administrativos sea una constante en sus gobiernos.

28. Enfrentar el problema de la pobreza exige un esfuerzo de to¬dos, de ahí que las políticas públicas municipales en materia social deberán ser prioritarias, con propuestas de desa¬rrollo humano sostenible, desde la creación de empleos, la regula¬ción proporcional de los impuestos, la defensa del consumidor, la integración de las iniciativas privadas, la partici¬pación ciu¬dadana, la atención social de los sectores sociales menos favo¬recidos hasta la promoción de la zona rural. Es necesario poner en el centro del debate los problemas que la gente tiene que afrontar, sobre todo el aumento de los precios de los bienes de primera necesidad.

29. Finalmente, quisiéramos invitarlos a no defraudar al pueblo elector, ni inclinar sus gestio¬nes gubernamentales solamente a los de su partido, luego de ser elegidos tomen la ban¬dera del municipio y gobiernen para todos y a favor de todos. Dejen de lado sus preocupa¬ciones personales, porque la crisis económica que atraviesa el país hace urgente la forma¬ción sólida de los Gobiernos municipales.
La situación es urgente, ya que la ma¬yoría de los Nicaragüenses vive por debajo del umbral de la pobreza, lo que está obligando a muchos de ellos a emigrar.

Desde las autoridades que componen el CSE y otras instituciones

30. La ley electoral debería garantizar el buen desarrollo de las elecciones; lamentablemente ha surgido sí un clima de descon¬fianza e incredulidad frente a la institución llamada a eje¬cutar esta ley, lo que suscita sospecha en un sector de los partici¬pantes y sociedad en ge¬neral; por ello, exhortamos al fiel cumplimiento de las normas que garanticen un juego limpio y transparente basado en la verdad. Consideramos que es un grave reto moral el de los miembros del Consejo Electoral, tanto a nivel nacional como departamental y munici¬pal recu¬perar la credibilidad y devolver la confianza a los ciudadanos; por ello, insistimos en garantizar la tranquilidad de las elec¬ciones y a fortalecer la confianza de los votantes acelerando el proceso de cedulación y verificación ciudadana, acreditando al mayor nú¬mero de observadores nacionales e internacionales para que acompañen el proceso electo¬ral, y brindar a la po¬blación las garantías esperadas de la transparencia del proceso y de los resultados electorales.

31. Es claro que otras instituciones que presiden nuestra nación, como la Corte Suprema de Justicia y la Asamblea Nacional, no están al margen de todo esta realidad y hasta pueden ser utili¬zadas para maniobrar el proceso electoral desde decisiones os¬curas; por eso es nuestro deber hacerles un respetuoso llamado a todos los insignes miembros de tan hono¬rables instituciones.

Es tiempo de imponerse sobre las tentadoras propuestas que surgen de las sombras del mal para doblegar las voluntades, y sacar a relucir la calidad moral que hay en el interior de cada uno, lo cual evitará prestarse al juego maquiavélico de la ma¬nipulación. Nos aboca¬mos a la conciencia cristiana que muchos de uds. tienen como un regalo de Dios, para que se dejen con¬ducir por ella y no vivan posteriormente con el conflicto in¬terno por no haber hecho lo correcto. Devolvamos la tranquili¬dad a nuestro pueblo creando un clima favora¬ble.

32. Reconocemos los logros obtenidos por la Policía y el Ejército en las últimas décadas, esfor¬zándose por mantener la objetivi¬dad, el profesionalismo y la fidelidad constitucional, so¬bre todo en momentos de elecciones. Es sabido que la logística militar y policial ha ayu¬dado invaluablemente al sano desen¬volvimiento del clima electoral; por ello, exhortamos a que en este momento continúen siendo fieles a la ley y a los más no¬bles ideales de su institución.

Desde los medios de comunicación

33. Estamos viviendo la era de las comunicaciones y reconocemos la influencia que los medios de comunicación tienen en el con¬cepto de los pueblos sobre los acontecimientos. De la manera como se presenten los hechos así serán percibidos por los ciu¬dadanos, de modo que los exhortamos a ser fieles a la verdad, objetividad y al profesionalismo, para no pro¬mover el error en el voto del pueblo y la frustración cuando ya no se puede co¬rregir la de¬cisión. En efecto, si la información conceptual que se emite no corresponde a la verdad o se manipula, se es cóm¬plice de una decisión desacertada.

34. Cuando los medios de comunicación manejan la verdad, el profesionalismo y la objetividad se convierten en la conciencia de la Nación, lo cual implica fidelidad y perseverancia a pe¬sar de posibles determinaciones que atenten contra la libertad de expresión. Desde ahí se crea confianza para que la ciudadanía no se desanime en continuar velando por un am¬biente auténti¬camente democrático desde unas elecciones correctas.

Desde el ámbito religioso

35. Los sacerdotes, religiosos y religiosas también estamos llama¬dos a crear y velar por un clima favorable en la campaña y elecciones municipales. Con objetividad y actitud paterna me¬diemos en las relaciones de modo que se garantice el respeto, la convivencia, la hones¬tidad, la justicia y la paz. Nuestra fi¬delidad a Dios y al prójimo debe garantizar el acom¬paña¬miento de todos pensando en el bien común.

36. Apreciados hijos, a ustedes junto a nosotros los obispos nos toca orar en este momento para acompañar a nuestro pueblo. Los fieles tienen sus simpatías políticas y militan en partidos, nosotros como Iglesia no. Abstengámonos de asistir a eventos políticos públicos ya que nuestra presencia en los mismos las¬tima y hiere la conciencia religiosa de nuestros fieles.

37. En reiteradas ocasiones nuestra gente nos busca para compar¬tir sus penalidades y desilu¬siones por el incumplimiento de muchas promesas y los enredos que viven los líderes polí¬ticos; como el profeta imprimamos esperanza en ellos para vencer la tentación del can¬sancio, reconociendo que el Señor está siem¬pre con nosotros: «Consolad, consolad a mi pueblo, dice vues¬tro Dios» (Is. 40,1).

38. Como en otra ocasión les hacemos llegar unas catequesis for¬mativas, las cuales pueden servir como instrumentos a los candidatos ya que destacan las cualidades de un líder, y a to¬dos los nicaragüenses pues pueden ser un parámetro compara¬tivo que permita determi¬nar al candidato adecuado para go¬bernar el municipio. Estas, junto con otras temáticas se¬rán impartidas en un taller propuesto para todos los candidatos y candidatas, que será im¬partido por peritos facilitados por el Consejo Episcopal Latinoamericano.

Desde la Oración

39. Nuestro pueblo es profundamente mariano, por eso con con¬fianza nos abocamos a él para que hagamos un lazo de oración y desde ya empecemos a rezar juntos esa antigua oración ma¬riana, de manera que no nos falte la protección de la Madre de todos, invitándolos a que todos los días a nivel personal, en el hogar, centros de estudios, lugares de trabajo, en las Eucaris¬tías dominicales, en las Horas Santas de los Jueves eucarísticos y en toda ac¬ción litúrgica apropiada hagamos la siguiente ora¬ción:

40. Bajo tu amparo nos acogemos Santa Madre de Dios, No des¬precies nuestras súplicas en las necesidades, Antes bien, líbra¬nos de todo peligro, Oh Virgen Gloriosa y bendita. Amén.

41. En la solemnidad de la Asunción de Santa María a los cielos, ponemos nuestra Patria a sus pies para que la cobije con su luz y nos haga salir de las tinieblas del error.

Managua, quince de Agosto del año de San Pablo 2008

Mons. Leopoldo José Brenes Solórzano
Presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua
Arzobispo de Managua

Mons. Bernardo Hombach
Vicepresidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua
Obispo de Granada

Mons. Sócrates René Sándigo Jirón
Secretario de la Conferencia Episcopal de Nicaragua
Obispo de Juigalpa

Mons. Bosco Vivas Robelo
Obispo de león

Mons. Juan Abelardo mata Guevara
Obispo de Estelí

Mons. Jorge Solórzano Pérez
Obispo de Matagalpa

Mons. Carlos Enrique Herrera Gutiérrez
Obispo de Jinotega

Mons. Pablo Schmitz Simon, Ofm Cap.
Obispo del Vicariato Apostólico de Bluefields

Mons. David Zywiec Sidor, Ofm Cap.
Obispo Auxiliar del Vicariato Apostólico de Bluefields



Leave a Reply

Comment

Índice Documental Mensual

PERALTA - Jul 8, 2011 10:22 - 0 Comments

PERALTA

More In Noticias


PERALTA - Jul 8, 2011 10:22 - 0 Comments

PERALTA

More In Noticias


PERALTA - Jul 8, 2011 10:22 - 0 Comments

PERALTA

More In Noticias