Como Grano de Trigo, S. José Calasanz - Written by Archivo Calasanz on Sábado, Noviembre 8, 2008 17:06 - 0 Comments

C.G.T - C. 9 - El tránsito al cielo

ÍNDICE

Calasanz peregrino
Calasanz peregrino

¨Es necesario que el religioso llegue a juzgarse peregrino en esta vida y que no haya para él más patria que el cielo, donde están su Padre, Cristo bendito, que le ha engendrado con el derramamiento de su sangre, y su Madre Santísima, que ciertamente, nos aceptó como hijos al pie de la cruz. Tales religiosos son los que hacen provecho al prójimo y honor grande a la religión. (Calasanz: 12-10-1630)

(Es el acontecimiento de la muerte de Calasanz. Para contrastar con el siguiente cuadro, todo éste es a oscuras, en un ‘silencio que habla’. Toda acción de esta escena se desarrolla por medio de voces en off y música. Quizá parezca molesto, aburrido o serio, pero la muerte es así.)

INICIO:
¡Ha muerto el Santo Viejo!

(la escena estará parcialmente iluminada)

PRIMERA PARTE:
Entradas y salidas rápidas de los Padres escolapios. Es un momento de desconcierto. El último en salir será José.

SEGUNDA PARTE:
Mientras hay un ambiente de tensión por el rápido movimiento de los actores, se oirá de fondo el ambiente de la calle. Será bullicioso dejando que se oigan claramente algunas frases. Esta parte irá grabada.

Mujeres:
Flores, flores frescas.
Vendo la mejor fruta de toda Roma.
Carla, dame un kilo.

Hombres:
Quita el carro que no puedo pasar.
Telas venidas de Oriente, telas para todos los gustos…

En este momento se tiene que entender de forma clara:

María:
¿sabes lo que pasa en San Pantaleo? he visto a gente entrar y salir durante toda la mañana.

- Dicen que ha muerto un padre.

(sigue el alboroto para cortar de nuevo)

- No es eso, ha muerto el P. José. Se lo oí decir esta mañana al tendero.

(Continuará el jaleo para cortar de repente. En ese momento irá un oscuro rápido)

TERCERA PARTE:
Escena del velatorio de CALASANZ. Mientras que entran irán recitando un salmo en latín. De fondo se oirá un texto de Calasanz. Durante ese momento la única luz que habrá en escena será la de las velas y la luz que incida sobre la habitación del santo. La luz irá desapareciendo poco a poco.

En ese momento empiezan a rezar salmos, primero el De Profundis, Sal. 50, Sal 42, etc. También comienza una música apropiada que se superpone y sobre las voces y la música la voz en off de Calasanz que pronuncia su testamento:

Mientras suena la música se irán recitando textos de Calasanz a modo de testamento.

«Es indudable que, entre las mayores empresas reservadas a los sumos Pontífices como Vicarios de Cristo en la Tierra, después de la canonización de los Santos, ocupa quizá el primer lugar la aprobación de las Ordenes Reli-giosas.

… Es su Divina Majestad quien da a los hombres capacidad de vivir como ángeles, en medio del mundo y muertos al mundo, dotados de sensibilidad e insensibles, en la carne y despojados de afecto carnal; hechos de libres, esclavos; de sabios, locos; de sociables, solitarios y de terrestres, espirituales y celestiales.

… la Obra de los Pobres de la Madre Dios de las Escuelas Pías, con un ministerio insustituible (…) y acaso el principal para la reforma de las corrompidas costumbres; ministerio que consiste en la buena educación de los muchachos, en cuanto que de ella depende todo el resto del buen o mal vivir del hombre futuro…

… Ministerio en verdad el más digno, el más noble, el más meritorio, el más beneficioso, el más útil, el más necesario, el más enraizado en nuestra naturaleza, el más conforme a razón, el de más agradecer, el más agradable y el más glorioso…

(Aquí si os parece, se podrían explicar algunos de los calificativos)

… la abundancia o escasez de las cosas no se mide por su número: siendo útil y necesario, aunque abundante, no es superfluo; y siendo dañino y huero, aunque escaso, es excesivo. Por lo tanto, aunque por hipótesis hubiera o se temiera un excesivo número de Ordenes, no debe referirse esto a los Institutos útiles y necesarios, sino a los superfluos…

La mendicidad no perjudica a las otras Ordenes: porque, si son de religiosos mendicantes, les da más ocasión de apoyarse en la Divina Providencia…

Demostrada, pues, la utilidad y necesidad de esta obra, que comprende todas las personas y condiciones y lugares, toda la instrucción básica y todos los medios para vivir, se deduce con rigurosa consecuencia la necesidad de constituirla establemente como Orden religiosa a fin de que en ningún momento desaparezca… Se deduce asimismo la necesidad de ampliarla y propagarla según las necesidades, deseos e instancias de tantos. Lo cual no puede hacerse sin muchos obreros…

Por la amanecida se conoce el día y por el buen comienzo el buen final, y el transcurso de la vida depende de la educación recibida en la infancia -jamás se pierde su buen olor, como tampoco en el recipiente el del buen licor -

Si la Santa Iglesia ha concedido esta gracia a tantos Institutos de ministerio general y común… ¿por qué y con mayor razón, no se concederá a quien desde los primeros años ayuda a bien vivir, de donde depende el buen morir, la paz y sosiego de los pueblos, el buen gobierno de las ciudades.., y, finalmente, la reforma de toda la cristiandad…?



Leave a Reply

Comment

Índice Documental Mensual

PERALTA - Jul 8, 2011 10:22 - 0 Comments

PERALTA

More In Noticias


PERALTA - Jul 8, 2011 10:22 - 0 Comments

PERALTA

More In Noticias


PERALTA - Jul 8, 2011 10:22 - 0 Comments

PERALTA

More In Noticias