Ejercicios Espirituales (S. Ignacio de Loyola), Vida Espiritual - Written by Archivo Calasanz on Domingo, Diciembre 28, 2008 23:54 - 0 Comments

EJERCICIOS ESPÍRITUALES (Texto autógrafo) S. Ignacio de Loyola - Cuarta semana

ÍNDICE

S. Ignacio de Loyola

S. Ignacio de Loyola

CUARTA-SEMANA

[218] LA PRIMERA CONTEMPLACION
COMO CHRISTO NUESTRO SEÑOR APARESCIO A NUESTRA SEÑORA, NUM. [299].

Oración. La sólita oración preparatoria.

[219] 1º preámbulo.
El primer preámbulo es la historia, que es aquí cómo después que Christo espiró en la crux, y el cuerpo quedó separado del ánima y con él siempre unida la Divi-nidad, la ánima beata descendió al infierno, asimismo unida con la Divinidad; de donde sacando a las ánimas justas y veniendo al sepulchro y resuscitado, apares-ció a su bendita Madre en cuerpo y en ánima.

[220] 2º preámbulo. El 2º:
composición viendo el lugar, que será aquí, ver la disposición del sancto sepulch-ro, y el lugar o casa de nuestra Señora, mirando las partes della en particular, asimismo la cámara, oratorio, etc.

[221] 3º preámbulo. El tercero:
demandar lo que quiero, y será aquí pedir gracia para me alegrar y gozar inten-samente de tanta gloria y gozo de Christo nuestro Señor.

[222] 1º puncto. 2º puncto. 3º puncto. El primero, 2º y 3º puncto sean los mismos sólitos que tuvimos en la cena de Christo nuestro Señor, núm. [190].

[223] 4º puncto. El quarto:
considerar cómo la Divinidad, que parescía esconderse en la passión, paresce y se muestra agora tan miraculosamente en la sanctíssima resurrección, por los verdaderos y sanctíssimos effectos della.

[224] 5º puncto. El quinto:
mirar el officio de consolar, que Christo nuestro Señor trae, y comparando cómo unos amigos suelen consolar a otros.

[225] Coloquio.
Acabar con un coloquio o coloquios, según subiecta materia y un Pater noster.

[226] 1ª nota.
En las contemplaciones siguientes se proceda por todos los misterios de la resu-rrección, de la manera que abaxo se sigue, hasta la ascensión inclusive, llevando y teniendo en lo restante la misma forma y manera en toda la semana de la re-surrección que se tuvo en toda la semana de la passión. De suerte que por esta primera contemplación de la resurrección se rija en quanto los preámbulos, se-gún subiecta materia; y en quanto los cinco punctos sean los mismos; y las addi-ciones que están abajo sean las mismas; y ansí en todo lo que resta se puede re-gir por el modo de la semana de la passión, así como en repeticiones, cinco sen-tidos, en acortar o alargar los misterios, etc.

[227] 2ª nota. La segunda nota:
comúnmente en esta quarta semana es más conveniente que en las otras tres passadas, hacer quatro exercicios y no cinco: el primero, luego en levantando a la mañana; el 2 a la hora de missa o antes de comer, en lugar de la primera re-petición; el 3 a la hora de vísperas en lugar de la segunda repetición; el 4 antes de cenar, traiendo los cinco sentidos sobre los tres exercicios del mismo día, no-tando y haciendo pausa en las partes más principales, y donde haya sentido ma-yores mociones y gustos spirituales.

[228] 3ª nota. La tercera,
dado que en todas las contemplaciones se dieron tantos punctos por número cierto, así como tres o cinco, etc., la persona que contempla puede poner más o menos punctos, según que mejor se hallare; para lo qual mucho aprovecha antes de entrar en la contemplación coniecturar y señalar los punctos, que ha de to-mar en cierto número.

[229] 4ª nota.
En esta 4ª semana en todas las diez addiciones se han de mudar la 2ª, la 6ª, la 7ª, y la 10ª. La 2ª será luego en despertándome, poner enfrente la contempla-ción que tengo de hacer, queriéndome affectar y alegrar de tanto gozo y alegría de Christo nuestro Señor. La 6ª traer a la memoria y pensar cosas motivas a pla-cer, alegría y gozo espiritual, así como de gloria. La 7ª usar de claridad o de temporales cómmodos, así como en el verano de frescura, y en el hibierno de sol o calor, en quanto el ánima piensa o coniecta que la puede ayudar, para se gozar en su Criador y Redemptor. La 10ª, en lugar de la penitencia, mire la temperan-cia y todo medio, si no es en preceptos de ayunos o abstinencias que la Iglesia mande, porque aquellos siempre se han de complir, si no fuere justo impedimen-to.

CONTEMPLACION-AMOR

[230] CONTEMPLACION PARA ALCANZAR AMOR.

Nota.
primero conviene advertir en dos cosas:

La primera es
que el amor se debe poner más en las obras que en las palabras.

[231] La 2ª,
el amor consiste en comunicación de las dos partes, es a saber, en dar y comuni-car el amante al amado lo que tiene o de lo que tiene o puede, y así, por el con-trario, el amado al amante; de manera que si el uno tiene sciencia, dar al que no la tiene, si honores, si riquezas, y así el otro al otro.

Oración. Oración sólita.

[232] 1º preámbulo. Primer preámbulo es
composición, que es aquí ver cómo estoy delante de Dios nuestro Señor, de los ángeles, de los sanctos interpelantes por mí.

[233] 2º preámbulo. El segundo,
pedir lo que quiero: será aquí pedir cognoscimiento interno de tanto bien recibi-do, para que yo enteramente reconosciendo, pueda en todo amar y servir a su divina majestad.

[234] 1º puncto. El primer puncto es
traer a la memoria los beneficios rescibidos de creación, redempción y dones particulares, ponderando con mucho afecto quánto ha hecho Dios nuestro Señor por mí y quánto me ha dado de lo que tiene y consequenter el mismo Señor des-ea dárseme en quanto puede según su ordenación divina. Y con esto reflectir, en mí mismo, considerando con mucha razón y justicia lo que yo debo de mi parte offrescer y dar a la su divina majestad, es a saber, todas mis cosas y a mí mismo con ellas, así como quien offresce affectándose mucho: Tomad, Señor, y recibid toda mi libertad, mi memoria, mi entendimiento y toda mi voluntad, todo mi haber y mi poseer; Vos me lo distes, a Vos, Señor, lo torno; todo es vuestro, dis-poned a toda vuestra voluntad; dadme vuestro amor y gracia, que ésta me basta.

[235] El segundo
mirar cómo Dios habita en las criaturas, en los elementos dando ser, en las plan-tas vejetando, en los animales sensando, en los hombres dando entender; y así en mí dándome ser, animando, sensando, y haciéndome entender; asimismo haciendo templo de mí seyendo criado a la similitud y imagen de su divina ma-jestad; otro tanto reflitiendo en mí mismo, por el modo que está dicho en el primer puncto o por otro que sintiere mejor. De la misma manera se hará sobre cada puncto que se sigue.

[236] El tercero
considerar cómo Dios trabaja y labora por mí en todas cosas criadas sobre la haz de la tierra, id est, habet se ad modum laborantis. Así como en los cielos, ele-mentos, plantas, fructos, ganados, etc., dando ser, conservando, vejetando y sensando, etc. Después reflectir en mí mismo.

[237] El quarto:
mirar cómo todos los bienes y dones descienden de arriba, así como la mi medi-da potencia de la summa y infinita de arriba, y así justicia, bondad, piedad, mi-sericordia, etc., así como del sol descienden los rayos, de la fuente las aguas, etc. Después acabar reflictiendo en mí mismo según está dicho. Acabar con un coloquio y un Pater noster.

MODOS-DE-ORAR

[238] TRES MODOS DE ORAR, Y
1º SOBRE MANDAMIENTOS.

La primera manera de orar es cerca de los diez mandamientos, y de los siete peccados mortales, de las tres potencias del ánima, y de los cinco sentidos cor-porales; la qual manera de orar es más dar forma, modo y exercicios, cómo el ánima se apareje y aproveche en ellos, y para que la oración sea acepta, que no dar forma ni modo alguno de orar.

[239] Primeramente se haga el equivalente de la 2ª addición de la 2ª semana, es a saber, ante de entrar en la oración repose un poco el spíritu asentándose o pa-seándose, como mejor le parescerá, considerando a dónde voy y a qué: y esta misma addición se hará al principio de todos modos de orar.

[240] Oración.
Una oración preparatoria, así como pedir gracia a Dios nuestro Señor, para que pueda conoscer en lo que he faltado acerca los diez mandamientos, y assimismo pedir gracia y ayuda para me enmendar adelante, demandando perfecta inteli-gencia dellos para mejor guardallos, y para mayor gloria y alabanza de su divina majestad.

[241] Para el primer modo de orar
conviene considerar y pensar en el primer mandamiento cómo le he guardado, y en qué he faltado, teniendo regla por espacio de quien dice tres veces Pater nos-ter y tres veces Ave María, y si en este tiempo hallo faltas mías, pedir venia y perdón dellas, y decir un Pater noster; y desta misma manera se haga en cada uno de todos los diez mandamientos.

[242] 1ª nota.
Es de notar que quando hombre viniere a pensar en un mandamiento, en el qual halla que no tiene hábito ninguno de pecar, no es menester que se detenga tanto tiempo; mas según que hombre halla en sí que más o menos estropieza en aquel mandamiento, así debe más o menos detenerse en la consideración y escrutinio dél, y lo mismo se guarde en los peccados mortales.

[243] 2ª nota.
Después de acabado el discurso ya dicho sobre todos los mandamientos, acusán-dome en ellos, y pidiendo gracia y ayuda para enmendarme adelante, hase de acabar con un coloquio a Dios nuestro Señor según subiecta materia.

[244] 2º
SOBRE PECCADOS MORTALES.

Acerca de los siete peccados mortales, después de la addición, se haga la ora-ción preparatoria, por la manera ya dicha, sólo mudando que la materia aquí es de peccados que se han de evitar, y antes era de mandamientos, que se han de guardar, y assimismo se guarde la orden y regla ya dicha y el coloquio.

[245] Para mejor conoscer las faltas hechas en los peccados mortales, mírense sus contrarios, y así para mejor evitarlos proponga y procure la persona con sanctos exercicios adquirir y tener las siete virtudes a ellos contrarias.

[246] 3
SOBRE LAS POTENCIAS DEL ANIMA.

Modo.
En las tres potencias del ánima se guarde la misma orden y regla que en los mandamientos, haciendo su addición, oración preparatoria y coloquio.

[247] 4
SOBRE LOS CINCO SENTIDOS CORPORALES.

Modo.
Cerca los cinco sentidos corporales se tendrá siempre la misma orden, mudando la materia dellos.

[248] Nota.
Quien quiere imitar en el uso de sus sentidos a Christo nuestro Señor, encomién-dese en la oración preparatoria a su divina majestad; y después de considerado en cada un sentido, diga un Ave María o un Pater noster, y quien quisiere imitar en el uso de los sentidos a nuestra Señora, en la oración preparatoria se enco-miende a ella, para que le alcance gracia de su Hijo y Señor para ello; y después de considerado en cada un sentido, diga un Ave María.

[249] SEGUNDO MODO DE ORAR ES
CONTEMPLANDO LA SIGNIFICACION DE CADA PALABRA DE LA ORACION.

[250] Addición.
La misma addición que fue en el primer modo de orar (núm. [239]) será en este segundo.

[251] Oración.
La oración preparatoria se hará conforme a la persona a quien se endereza la oración.

[252] 2º modo de orar. El segundo modo de orar es
que la persona, de rodillas o asentado, según la mayor disposición en que se halla y más devoción le acompaña, teniendo los ojos cerrados o hincados en un lugar sin andar con ellos variando, diga Pater, y esté en la consideración desta palabra tanto tiempo, quanto halla significaciones, comparaciones, gustos y con-solación en consideraciones pertinentes a la tal palabra, y de la misma manera haga en cada palabra del Pater noster o de otra oración cualquiera que desta manera quisiere orar.

[253] 1ª regla. La primera regla es
que estará de la manera ya dicha una hora en todo el Pater noster, el qual aca-bado dirá un Ave María, Credo, Anima Christi y Salve Regina vocal o mentalmen-te, según la manera acostumbrada.

[254] 2ª regla. La segunda regla es
que si la persona que contempla el Pater noster hallare en una palabra o en dos tan buena materia que pensar y gusto y consolación, no se cure pasar adelante, aunque se acabe la hora en aquello que halla, la qual acabada, dirá la resta del Pater noster en la manera acostumbrada.

[255] 3ª regla. La tercera es,
que si en una palabra o dos del Pater noster se detuvo por una hora entera, otro día quando querrá tornar a la oración, diga la sobredicha palabra o las dos según que suele; y en la palabra que se sigue inmediatamente comience a contemplar, según que se dixo en la segunda regla.

[256] 1ª nota.
Es de advertir que acabado el Pater noster en uno o en muchos días, se ha de hacer lo mismo con el Ave María y después con las otras oraciones, de forma que por algún tiempo siempre se exercite en una dellas.

[257] 2ª nota. La 2ª nota es
que acabada la oración, en pocas palabras convirtiéndose a la persona a quien ha orado, pida las virtudes o gracias de las quales siente tener más necesidad.

[258] TERCER MODO DE ORAR SERA POR COMPAS.

Addicción.
La addición será la misma que fue en el primero y segundo modo de orar. Ora-ción. La oración preparatoria será como en el segundo modo de orar. 3º modo de orar. El tercero modo de orar es que con cada un anhélito o resollo se ha de orar mentalmente diciendo una palabra del Pater noster o de otra oración que se re-ce, de manera que una sola palabra se diga entre un anhélito y otro, y mientras durare el tiempo de un anhélito a otro, se mire principalmente en la significa-ción de la tal palabra, o en la persona a quien reza, o en la baxeza de sí mismo, o en la differencia de tanta alteza a tanta baxeza propia; y por la misma forma y regla procederá en las otras palabras del Pater noster; y las otras oraciones, es a saber: Ave María, Anima Christi, Credo y Salve Regina hará según que suele.

[259] 1ª regla. La primera regla es
que en el otro día o en otra hora que quiera orar, diga el Ave María por compás, y las otras oraciones según que suele, y así conseqüentemente procediendo por las otras.

[260] 2ª regla. La segunda es
que quien quisiere detenerse más en la oración por compás, puede decir todas las sobredichas oraciones o parte dellas llevando la misma orden del anhélito por compás, como está declarado.



Leave a Reply

Comment

Índice Documental Mensual

PERALTA - Jul 8, 2011 10:22 - 0 Comments

PERALTA

More In Noticias


PERALTA - Jul 8, 2011 10:22 - 0 Comments

PERALTA

More In Noticias


PERALTA - Jul 8, 2011 10:22 - 0 Comments

PERALTA

More In Noticias