Misión compartida en las Escuelas Pías - Written by Archivo Calasanz on Martes, Agosto 4, 2009 0:34 - 1 Comment

MC - C:01 - Introducción, EL MINISTERIO ESCOLAPIO VIVIDO POR CALASANZ.

ÍNDICE - POSTERIOR

MISIÓN COMPARTIDA.

EL MINISTERIO ESCOLAPIO:
EVANGELIZAR EDUCANDO CON ESTILO CALASANCIO.

Congregación General 1999

Ho trovato in Roma miglior modo di servire a Dio con aggiutare questi poveri figliuoli e né lo lascerò per cosa alcuna del mondo”. (1)

Introducción

1. La persona de San José de Calasanz y la intuición profética que le impulsó a iniciar en el Transtevere romano en 1597 la “Primera escuela pública, popu¬lar y gratuita de Europa” (2), es el marco de referencia del ministerio escola¬pio. De la experiencia práctica y de las orientaciones escritas por Cala¬sanz nació el ministerio escolapio, presente y operante en la Iglesia en el largo tramo de la historia de las Escuelas.

2. En la entrega al ministerio educativo cristiano, los escolapios del pasado y los de los tiempos actuales hemos encontrado, como Calasanz, la manera de servir a Dios ayudando a los pequeños y no los vamos a dejar por nada del mundo (3). “Hoy, a 400 años de la fundación por Calasanz de la escuela para todos, el Capítulo General de los PP. Escolapios apuesta de nuevo por aquella intuición original: “la educación de la persona, desde la más tierna in¬fancia, a través de la institución escolar, fortalece la energía que mantiene a las sociedades en constante mejora para bien de los ciudadanos”.(4)

3. En los umbrales del Tercer Milenio, la Iglesia considera la educación como un elemento esencial de su misión en el mundo y uno de los areópagos fun¬damentales de su misión evangelizadora. (5) “Los muchachos que Calasanz veía correr y alborotar por las calles romanas… los podemos encontrar hoy en aquellos que han perdido el sentido auténtico de la vida y carecen de todo impulso por un ideal, a los que no se les proponen valores y descono¬cen totalmente la belleza de la fe, que tienen a sus espaldas familias rotas e incapaces de amor, viven a menudo situaciones de penuria material y espiri¬tual, son esclavos de los nuevos ídolos de una sociedad que, no rara¬mente, les presenta un futuro de desocupación y marginación…”. (6) Son los nuevos pobres, sobre todo de pobreza cultural, educativa, religiosa, ade¬más de la material, estridente tantas veces. (7) A pesar de la existencia de familias rotas e incapaces de amor -a las cuales ofrecemos en primer lu¬gar nuestra labor educativa-, reconocemos que las familias siguen siendo las primeras y principales educadoras, (8) de las que nos profesamos colabo¬radores. Así la Orden afirma: “El valor educativo y fundante de la fami¬lia está fuera de toda duda”. (9)

4. El Capítulo General, en su Declaración sobre la escuela, manifiesta su acuerdo con aquellos que ven en la educación un tesoro y en la escuela “el medio más eficaz para distribuir equitativamente el conocimiento acumu¬lado y así hacer posible el progreso de todos”10. Por eso hacemos propios los considerandos de la “Declaración de Jomtien” (Tahilandia.9-3-90):

- La educación es un derecho fundamental de todos, hombres y mujeres, de to¬das las edades y en el mundo entero.

- La educación puede contribuir a lo¬grar un mundo más seguro, más sano, más próspero y ambientalmente más puro y al mismo tiempo favorece el progreso social, económico y cultu¬ral, la tolerancia y la cooperación internacional.

- La educación es una condi¬ción indispensable, aunque no suficiente, para el progreso personal y so¬cial.

- Los saberes tradicionales y el patrimonio cultural autóctono tienen una utilidad y una validez por sí mismos y en ellos radica la capacidad de definir y de promover el desarrollo.

- En términos generales, la educación que hoy se imparte adolece de graves deficiencias y es menester mejorar su adecua¬ción y su calidad y debe ponerse al alcance de todos.

- Una adecuada educación básica es fundamental para fortalecer los niveles superiores de la educación y de la enseñanza y la formación científicas y tecnológicas y, por consiguiente, para alcanzar un desarrollo autónomo.

- Se reconoce la necesi¬dad de ofrecer a las generaciones presentes y venideras una visión am¬pliada de la educación básica y un renovado compromiso en favor de ella, para hacer frente a la amplitud y a la complejidad del desafío.

No en vano hemos celebrado el 4º Centenario de la 1ª Escuela Pública, Popular y Gra¬tuita de Europa –fundada por S. José de Calasanz-, bajo el lema: Escuela para todos, coincidente con la citada declaración de Jomtien.

5. Los documentos emanados del Capítulo General de 1997: Credo, Misión, El carisma escolapio, El laicado en las Escuelas Pías, están en relación directa con el tema de nuestro ministerio. La Congregación General, respondiendo al mandato del mismo Capítulo e inspirándose en los documentos menciona¬dos, publica “El ministerio escolapio: evangelizar educando con es¬tilo calasancio”, validando una vez más su actualidad y aun urgencia y su proyección de futuro.

6. Asimismo en el breve documento sobre nuestra “Misión”, formulado en el úl¬timo Capítulo General, se nos recuerda el legado recibido: historia, espiri¬tualidad y pedagogía, propias, personas en comunión, escuelas e institucio¬nes específicas. Legado que hay que mantener, aumentar y que “hoy nos urge a situarnos en la frontera de la innovación pedagógica y de la compleji¬dad cultural para dar respuesta a los condicionamientos que sufren nuestros niños y jóvenes. (11)

I. EL MINISTERIO ESCOLAPIO VIVIDO POR CALASANZ.

A. Un ministerio específico.

7. Todo ministerio en la Iglesia es un modo concreto de colaborar en la mi¬sión de anunciar e iniciar el Evangelio del Reino que Jesús confió a sus discípulos. Calasanz, movido por el peculiar carisma recibido del Espí¬ritu. (12) enriqueció a la Iglesia siendo pionero en su peculiar misión de evangelizar (13)

8. Este ministerio carismático lo describe el Santo en importantes documen¬tos fundacionales: las Constituciones y el Memorial al Cardenal Tonti: En el Proemio de las Constituciones se subraya que nuestro minis¬terio de evangelizar a niños y jóvenes por medio de la educación in¬tegral tiene unas prioridades características, (14) - destinado a niños y jóvenes, especialmente pobres, desde los primeros años - y sólo puede realizarse desde una opción personal de vida por el Evangelio; so¬lamente integrando ministerio y vida el educador escolapio llegará a ser verdadero Cooperador de la Verdad. (15)

9. En el Memorial al Cardenal Tonti, - compendio de las intuiciones fundacio¬nales de Calasanz – nuestro santo insiste en la necesidad de inte¬grar en la vocación escolapia el ministerio educativo con el compro¬miso evangélico (16) y considera la educación:

• Fundamento de una sociedad mejor.

• Ministerio clave en la pastoral de la Iglesia: el que antecede y faci¬lita los demás ministerios.

• Servicio que atiende a la persona entera, “cuerpo y alma” en la for¬mulación clásica (espiritualidad y corporeidad) hasta tal punto que es imprescindible en toda auténtica pastoral.

• Es como el compendio de todos los demás ministerios de la Iglesia. (17)

• Garantía del futuro de la persona por cuanto en la infancia y juven¬tud se establecen las estructuras básicas de la personalidad y su con¬ducta.

• Tarea que, en circunstancias normales, prepara y dispone a las per¬sonas a recibir con provecho los demás ministerios eclesiales (18)

• Vocación que llena de gozo a quien la realiza.

10. Hasta los últimos años de su vida, Calasanz clarificó y defendió con fir¬meza este ministerio como el propio y específico de las Escuelas Pías en escritos como las “Declaraciones sobre las Constituciones” (1637), en múltiples cartas y en varios memoriales. Especialmente en el dirigido al cardenal Roma (1645) (19) pide que no se prive a los es¬colapios de su compromiso de total consagración a Dios, de la posibili¬dad de educar integralmente hasta llegar a la edad adulta y de vivir identificados con el pueblo pobre. Pretende con ello que en el fu¬turo no se diluya este ministerio que se consideró desde sus orígenes como diferente, necesario (20) y específico en la Iglesia. (21)

B. Realizado en la escuela calasancia

11. Calasanz considera la escuela por él fundada, es decir, la escuela popu¬lar y cristiana, (22) graduada desde las primeras letras hasta los estudios mayores, como la institución privilegiada para ejercer el minis¬terio específico escolapio. Escribió en las Constituciones que la fi¬nalidad que pretende nuestra Congregación por medio del ejercicio de la escuela es la educación de los niños tanto en la piedad cristiana como también en las letras humanas, para conseguir con ello la re¬forma de la sociedad cristiana y la felicidad temporal y eterna de las personas. (23) La visión calasancia plasmada en estos textos constitu¬cionales diseña con claridad unas finalidades últimas de nues¬tro ministerio (evangelizar), un modo concreto de realizarlo (edu¬cando) y un medio específico para conseguirlo (escuela popular y cris¬tiana).

12. Así, pues, la escuela calasancia fue concebida por su Fundador, de acuerdo con la finalidad pastoral-social de nuestro ministerio, como lu¬gar de evangelización de las personas y las culturas; en ella ocupa por tanto un puesto privilegiado la formación en la vida cristiana, (24) la educación en la fe y su celebración. (25)

13. Fue pensada la escuela calasancia como una institución al servicio de las clases populares y por ello gratuita, con una clara opción preferen¬cial por los pobres pero abierta a todos sin ninguna discriminación so¬cial o religiosa. (26)

14. Fue desde el principio una institución para educar desde los más tier¬nos años en los primeros elementos de la fe y la cultura (27) pero con vocación de acompañar a los niños y jóvenes hasta su madurez, cen¬trada en el desarrollo integral del niño, con carácter marcadamente edu¬cativo y de formación en las virtudes, entendidas éstas como ener¬gía para el crecimiento (28) y no como contenidos teóricos que se usen sólo para rellenar el interior del niño como si fuera un reci¬piente.

15. Estas finalidades características de la educación calasancia en una ins¬titución nueva hicieron de ella una escuela creativa e innovadora con los mejores métodos, sencillos y en lo posible breves. (29)

16. La escuela de Calasanz fue una institución abierta por cuanto:

• Extendía su influencia educativa más allá del aula. (30) En este sen¬tido respondía desde entonces a lo que hoy consideramos exigen¬cias de la escuela católica. (31)

• Tenía una clara proyección hacia el futuro del educando, en cuyo por venir y posibilidades de trabajo se interesaba de forma explí¬cita, preparándoles de manera especial en aquellas materias que les abrían posibilidades para ganarse honradamente la vida, como caligrafía, cálculo, música. (32)

• Propiciaba una transformación de la realidad de su tiempo (33) dando paso a una sociedad más democrática: se enseñaba a todos latín, (34) reservado entonces a los muchachos de clases nobles y pudientes, y se daba un trato igualitario a todos los estudiantes, sin ningún tipo de privilegios.

17. La escuela de Calasanz fue pionera en personalización. En efecto:

• La promoción escolar no estaba sujeta rígidamente al calendario sino a los procesos educativos de cada estudiante (35)

• El maestro debía tener una especial atención para detectar y promo¬ver las aptitudes del niño.

• Se atendía con esmero al cultivo de la interioridad del educando me¬diante procesos de acompañamiento por parte de maestros y confesores. (36)

18. En la escuela de Calasanz se practicaba una educación preventiva (37) y se aplicaba el método simultáneo, (38) que en lenguaje educa¬tivo actual es aquel que contempla la educación como comprensiva y propedéutica. Comprensiva en cuanto asegura una formación básica e igual para todos, proporcionando a los que no seguirán estudios supe¬riores el bagaje necesario para que puedan enfrentarse a una forma¬ción profesional o al mundo laboral. Propedéutica en cuanto posibilita poder seguir estudios superiores, en aquel tiempo mediante la ense¬ñanza del latín.

19. Para hacer posible esta realidad Calasanz tuvo gran preocupación por la selección y preparación específicas del profesorado, religiosos y pre¬ferentemente sacerdotes, (39) quienes llamó idóneos Cooperadores de la Verdad y para quienes diseñó una formación propia. (40)

C. Realizado en otros ámbitos

20. El ministerio escolapio en los orígenes de nuestro Instituto se realizó casi exclusivamente en la escuela. Sin embargo, tanto en lo prescrito en las Constituciones como en las actuaciones prácticas, Calasanz se manifestó abierto a otras realizaciones ministeriales, (41) pero recal¬cando que sólo nosotros habíamos sido aprobados por la Iglesia para este ministerio de educar a niños y jóvenes en la escuela. (42)

21. Nuestro Fundador consideraba que era incumbencia del Superior procu¬rar no sólo que las clases funcionasen bien, sino también velar por las asociaciones (congregaciones), los oratorios de los alumnos y la enseñanza de la doctrina cristiana (catequesis) los días de fiesta (ac¬tividad extra-académica), ya que todo ello forma parte de la mi¬sión de las Escuelas Pías. (43)

22. En tiempo de Calasanz fue común en todas las fundaciones el dispo¬ner de una iglesia, ante todo para los alumnos, pero también para los fieles adultos, a quienes se predicaba y confesaba y con los que se cele¬braba la Eucaristía dentro de las limitaciones impuestas por las le¬yes canónicas de la época. (44)

23. En estas iglesias, además, se acogían cofradías (45) o congregaciones seglares de uno y otro sexo, cuya finalidad era el cultivo de la espiritua¬lidad y la práctica de las obras de misericordia. Estas asociacio¬nes eran atendidas por los escolapios, los cuales llevaban tam¬bién la catequesis de niños y adultos tanto en nuestras propias igle¬sias como en otros lugares fuera de nuestras casas. (46)

24. A pesar de las limitaciones expresadas en las mismas Constituciones, Calasanz permitió que se abrieran internados y que se ampliara la edu¬cación escolapia a la enseñanza superior y a los alumnos ya adul¬tos. Él mismo dirigió espiritualmente a no pocos adultos, laicos y religio¬sos. (47)



1 Comment

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Archivo Calasanz - MC - C:02 - EL MINISTERIO ESCOLAPIO HOY EN LA ESCUELA
Ago 4, 2009 0:39

[...] ANTERIOR - ÍNDICE - POSTERIOR [...]

Leave a Reply

Comment

Índice Documental Mensual

PERALTA - Jul 8, 2011 10:22 - 0 Comments

PERALTA

More In Noticias


PERALTA - Jul 8, 2011 10:22 - 0 Comments

PERALTA

More In Noticias


PERALTA - Jul 8, 2011 10:22 - 0 Comments

PERALTA

More In Noticias