Misión compartida en las Escuelas Pías - Written by Archivo Calasanz on Martes, Agosto 4, 2009 0:14 - 1 Comment

MC - C:03 - EL MINISTERIO ESCOLAPIO HOY EN OTROS ÁMBITOS

ANTERIOR - ÍNDICE

Misión compartida en las escuelas Pías

41. El último Capítulo General de julio de 1997 declaró que “las Escuelas Pías consideran medio propio y característico para realizar su misión la escuela popular cristiana, organizada con métodos sencillos y efica¬ces, y asumen también como propio cualquier otro medio orientado a formar a la niñez y juventud y llevarlas a Cristo.” (125)

42. Se entiende por obra escolapia no escolar aquella actividad o institu¬ción no académica que, dependiendo o no de un centro escolar, es asu¬mida por una comunidad escolapia (local, demarcacional o generali¬cia) y busca siempre, con matiz educativo y calasancio, el anun¬cio del Reino, mejorando el mundo actual, haciéndolo más libre, humano y justo. (126) Estas obras no escolares surgen como res¬puesta a los nuevos retos urgencias y necesidades educativas funda¬mentalmente no formales (127) que afloran en este tiempo y hacen pre¬sente el carisma calasancio actualizándolo, con fidelidad creativa.

43. Contemplamos también aquí a todos aquellos religiosos nuestros que in¬dividualmente o en grupo realizan su actividad escolapia en obras o instituciones no propias, ya sea desde la escuela, la investigación u otro servicio educativo. (128)

44. Entre los retos actuales merece especial mención el planteado por “el “areópago” misionero – en palabras de la Redemptoris missio - al que la Iglesia nos convoca como escolapios”. (129) Desde la respuesta dada a este llamamiento por parte de la Orden afirmamos que:

Todo lo dicho de la escuela calasancia es aplicable a nuestras escue¬las en territorio de misión, en donde el “praecipue pauperi¬bus” es tan tangible y la necesidad de presencia escolapia tan ur¬gente. (130)

Por otra parte, los lugares de misión ad gentes presentan un reto a nuestra creatividad para realizar el Ministerio Escolapio en otros ám¬bitos distintos a la escuela.

45. 1. Principios básicos de estas obras

1. Clara misión educativa y evangelizadora, no meramente asisten¬cial, de modo que sean instrumentos para la transformación so¬cial y eclesial del entorno desde los valores del Evangelio, abier¬tas a todas las personas, sin tener en cuenta sus ideas y creen¬cias, su raza o clase social.

2. Tener una comunidad cristiana de referencia o iniciarla.

3. Asunción institucional y fraternal por una comunidad o demarca¬ción escolapia. (131)

4. Mantener vínculos de conexión, colaboración y coordinación con or¬ganismos eclesiales y civiles afines por su finalidad.

5. Tener un ideario y, desde él, de acuerdo con las directrices ecle¬siásticas y civiles, un proyecto de gestión y un proyecto educativo pastoral de la obra.

6. Ser lugares de convergencia de valores humanos y cristianos con fi¬delidad a los rasgos fundamentales del estilo calasancio.

7. Colaboración e integración de la familia

2. Líneas de acción en:

46. a Internados, residencias y hogares: (132)

1. Colaboran con las familias para atender a los hijos
- Internados -

2. Atienden a niños abandonados
– Hogares -.

3. Realizan un servicio educativo, no sólo asistencial ni lucrativo, a la sociedad y a la familia.

4. Cumplen material y estructuralmente con las actuales exigencias de la pedagogía.

5. Atienden a las necesidades escolares de los alumnos, además de educarlos para la convivencia, el servicio y las relaciones sociales.

6. Promueven actividades catequéticas, adecuadas a la edad de los alumnos, y ofrecen servicios religiosos adaptados a las circunstan¬cias personales.

7. Ofrecen a cada residente el acompañamiento personal, humano y cristiano, que les ayude en su crecimiento.

8. Programan y llevan a cabo múltiples actividades en las áreas de educación social, política, económica.

47. b Educación no formal: (133)
Actividades de tiempo libre, (134) “doposcuola”, programas socia¬les …

1. Completan el proceso educativo a través de realizaciones, proyec¬tos y actividades diversas.

2. Pueden tener entidad propia, en la que se conjuga la identidad ge¬nérica del grupo o actividad con las características de toda obra escolapia.

3. Promueven procesos que van más allá de los ciclos escolares, para engarzarlos con la vida adulta.

4. Responden a necesidades no resueltas en su totalidad por los dis¬tintos sistemas educativos o por las estructuras escolares propia¬mente dichas.

48. c Parroquias: (135)

1. Articulan una comunidad parroquial plural,
integrando los movimientos y las comunidades animadas por dis¬tintos carismas, especialmente el calasancio. Dando amplia participación a los laicos en diversos ministerios. (136)

2. Se configuran como parroquias
misioneras, socialmente comprometidas y coherentes con lo que predican.

3. Organizan las celebraciones
con acento creativo, festivo y con elementos característicos de nuestra espiritualidad.

4. Tienen una opción educativa
desde la evangelización y la catequesis (137) y por tanto, pro¬mueven la catequesis infantil, juvenil y familiar, y desde ella ofre¬cen un proceso y proyecto comunitario, coherente con la rea¬lidad y con testimonios de vida que favorezcan procesos au¬ténticamente vocacionales. (138)

5. Fomentan el diálogo fe – cultura - vida
y desde ahí atienden a las familias en sus diferentes necesida¬des, especialmente en lo que concierne al tema educativo, y promueven acciones de talante educativo en favor de los niños con deficiencias en su aprovechamiento escolar.

6. Promueven la creación de centros de acogida
para la niñez, adolescencia y juventud, que sean lugares de des¬canso, fiesta, encuentro, educación e integración social.

7. Se preocupan especialmente del niño y joven
como característica propia del ministerio escolapio. “Debe aten¬der preferencialmente a los niños y jóvenes, fiel al carisma calasancio.” (139)

8. La devoción a María y Calasanz
deben ser acentuadas en la vida de las mismas: “Debe estar marcada por una especial devoción a María y Calasanz.” (140)

49. d Templos con culto público:

1. Si pertenecen a la entidad colegial, están al servicio prioritario del colegio y de sus actividades educativo-pastorales; (141) pero en la medida en que prestan servicios religiosos a la comunidad cristiana local, deben programar éstos dentro de las orientaciones de la pastoral local y en estrecha colaboración con las directrices diocesanas.

2. Si, por su peculiaridad, están al margen de una obra colegial, sus acciones pastorales se inspiran en las opciones señaladas para las parroquias.

50. e. Educación de adultos.

1. Dentro del marco escolar, y como actividades educativas comple¬mentarias, propias del ministerio escolapio, atienden a padres de alumnos y a otros adultos, tanto en el campo académico, educa¬tivo como pastoral.

2. Llevan a cabo acciones educativas y/o pasto¬rales con adultos fuera del marco escolar, pero con clara in¬tención educativa.

3. Este tipo de educación abarca toda la gama de escuelas de padres, comunidades eclesiales calasancias, gru¬pos de espiritualidad calasancia, fraternidades calasancias.

51. f. Obras de acción social, misioneras y voluntariado:
SETEM, Voluntariado Misionero Calasancio, ONGs.

1. Fomentan la creación de Voluntariado para la educación en el ter¬cer mundo, para misiones calasancias y todo tipo de volunta¬riado de cara a la solidaridad y colaboración con los más necesitados.

2. Son puntos de referencia para el desarrollo de la acción social.

3. Tienen un marcado carácter educativo y evangelizador, aun res¬petando los distintos pensamientos y creencias.

4. Son educativas desde la acción, más experienciales que de adqui¬sición de conceptos.

52. g Grupos y movimientos infantiles o juveniles y asociacionismo infan¬til y juvenil (142)

1. Tienen características de obra escolapia si no dependen de ninguna y pueden tener una identidad propia en la que se conjuga la identi¬dad del grupo y la de toda obra escolapia.

2. Son impulsados por los colegios, parroquias u otras obras escola¬pias, dentro de sus proyectos, con finalidades diversas y “según su respuesta a la Fe”. (143)

3. Desembocan en comunidades, grupos eclesiales, movimientos pro¬pios o ajenos.

4. Cumplen en general, con lo exigible a cualquier grupo o asociación presente o dependiente de nuestras escuelas.

53. h Colaboración de escolapios en organismos eclesiales o civiles.

Si estamos inmersos en un proceso de globalización mundial, es nece¬sario, viendo más allá de nuestras obras concretas, que nos hagamos presentes en organismos de coordinación y desarrollo de las políticas educativas, sean éstos eclesiales o civiles, locales, nacio¬nales o internacionales. De esta forma contribuiremos a expan¬dir los ideales de Calasanz y nos podremos enriquecer con los aportes que nos vengan de fuera.

Nuestras comunidades apoyarán esa presencia y discernirán el grado de compromiso de nuestros religiosos en las mismas. (144) Por otra parte, quien realice esta labor siéntase enviado por la comu¬nidad, manténgala informada y armonice esta tarea con sus res¬ponsabilidades al interior de la comunidad escolapia.

54. i. Formación de educadores.

Es una tarea muy importante que viene exigida por:

- El ejemplo de Calasanz, auténtico formador de maestros. (145)

- El compromiso y servicio de la Iglesia al laicado

- La actual demanda educativa que nos urge a formar multiplicado¬res como estrategia apostólica.

Esta labor, especialmente exigente, requiere de nosotros una prepara¬ción profunda y permanente, capacidad de animación - lide¬razgo y honda vivencia de nuestra identidad religiosa. Nuestras obras educativas e incluso las demarcaciones y la Orden deben esfor¬zarse en responder a esta nueva estrategia apostólica respon¬diendo a las invitaciones que la Iglesia nos hace.

55. j Asociaciones de padres, escuelas de padres (146) y asociaciones de antiguos alumnos. (147)

1. Nacen en nuestras obras y en ellas son acogidas.

2. Son cauces de participación en la gestión de nuestras obras.

3. En ellas se mantiene vivo el carisma calasancio.

2. Son lugares de formación calasancia y educativa, así como para la vida familiar y educación de los hijos.

3. Participan activamente en las actividades para-escolares y escolares de nuestras obras.

4. Colabora con ellas más directamente algún escolapio religioso.

56. k. Actividades extra-escolares

1. Surgen desde una obra y pueden o no desarrollarse en ella.

2. Tienen marcado carácter educativo desde la educación en el ocio (148) y la educación no formal (149)

57. l. Casas de convivencia retiro y espiritualidad

1. Prestan un servicio de oración, acogida o encuentro a nuestros alum¬nos y a niños y jóvenes relacionado con nuestras obras.

2. Son necesarias para fomentar la pastoral juvenil e infantil.

FUENTES

1 Cf V. Berro, Annotazioni I, p. 73. Corregido P. Giner
2 L. von Pastor, Geschichte der Päpste, vol. XI, Freiburg 1927, p. 433.
3 Cf V. Berro, Annotazioni I, p. 73.
4 Cf 44º Capítulo General,1997 :Declaración sobre la escuela: Nada nos va a hacer abandonar.
5 Cf Vita Consecrata, n. 96.
6 Congregación para la Educación Católica, La Escuela Católica en los umbrales del Tercer Milenio, n. 15.
7 Cf Carta Apostólica de Juan Pablo II al P. General, (24.06.1997), n. 3-4.
8 Cf Ecclesia in America. L.E.Vaticana (enero 1999). n. 71
9 Josep María Balcells, Declaración Institucional en el “Año Internacional de la Familia, 1994”
10 Cf 44º Capítulo General, Declaración sobre la escuela, n. 2. Cf, Informe de la UNESCO de la comisión internacional sobre la educación para el s. XXI, presidida por J. Delors,, Santillana, Ed. Unesco, Madrid 1996.
11 44º Capítulo General, Declaración sobre la escuela, n. 2.
12 44º Capítulo General: El carisma escolapio hoy, n. 5.
13 Cf Carta Apostólica de Juan Pablo II al P. General, (24.06.1997)
14 Cf 44º Capítulo General, El carisma escolapio hoy, n. 10-18.
15 CC n. 3.
16 Ibidem 26
17 Ibidem 5
18 Ibidem 25
19 Documentos fundacionales de las Escuelas Pías, Salamanca 1979, p. 211, n. 3-5.
20 Cf Dionisio Cueva. Calasanz. Mensaje espiritual y pedagógico. Desde nº 1195 a 1445
21 Memorial al cardenal Tonti, n. 4.
22 O. Tosti, El Carisma de José de Calasanz, Cuadernos 22, Artículo: Carisma y espiritualidad de Calasanz. p. 54 ICCE , Madrid 1998
23 Cf CC 175, 203. Congregación General, Espiritualidad y pedagogía de S. José de Calasanz, Ma¬drid 1995, n. 80.
24 Cf Gy. Sántha, S. José de Calasanz.Obra Pedagógica, BAC, Madrid 1984, pp. 506 y ss.
25 Cf CC, n.5, 191-194. 44º Capítulo General, El carisma escolapio hoy, n. 8, 28.
26 Cf CC 4, 198. 44º Capítulo General, El carisma escolapio hoy, n.8, 27.
27 Cf CC n.2. 44º Capítulo General, El carisma escolapio hoy, 8, 26.
28 Cf Formación de los profesores de las Escuelas Pías en el Espíritu Escolapio. Tema 4, Roma 1993, cap. 3
29 Cf CC n. 198, 216.
30 CC n. 116, 213. Memorial al cardenal Tonti, n.9.
31 Discurso de Juan Pablo II al 44º Capítulo General (5 julio 1997), n. 2.
32 Gy. Sántha, S. José de Calasanz.Obra Pedagógica, BAC, Madrid 1984, pp.273-276.
33 Cf CC n.2.
34 Cf CC n. 5.
35 Cf CC n. 197. Congregación General, Espiritualidad y pedagogía de S. José de Calasanz, Madrid 1995, n. 104.
36 Congregación General, Espiritualidad y pedagogía de S. José de Calasanz, Madrid 1995, n. 92-99.
37 Memorial al cardenal Tonti, n.9.
38 Cf Gy. Sántha, S. José de Calasanz. Obra Pedagógica, BAC, Madrid 1984, pp. 273-276
39 Ibidem, pp. 112-113.
40 Cf CC n. 203-211.Carta Apostólica de Juan Pablo II al P. General (24 junio de 1997), n. 2,5.
41 Cf CC n. 316-334.
42 Memorial al cardenal Tonti, n. 26.
43 EP 1442.
44 CC n. 178.
45 Ausenda. “Apostolado extraescolar en la tradición escolapia”, Salamanca 1983,
46 CC n. 200. Congregación General, Espiritualidad y pedagogía de S. José de Calasanz, Madrid 1995, n. 77, 91
47 CC n. 184. Congregación General, Espiritualidad y pedagogía de S. José de Calasanz, Madrid 1995, n. 59.
48 Cf Freire, P: A la sombra de este árbol, El Roure, Barcelona, 1997 19
49 Cf L. Padilla, Intuiciones de Calasanz sobre la formación escolapia, ICCE, Madrid 1998, cap. IV; EP 1332, 4453, 1333.
50 Gy. Sántha, S. José de Calasanz. Obra Pedagógica, BAC, Madrid 1984, p.618
51 Congregación General, Espiritualidad y pedagogía de S. José de Calasanz, Madrid 1995, n. 55.
52 Congregación General, Espiritualidad y pedagogía de S. José de Calasanz, Madrid 1995, n. 55.
53 Cf RR. N. 100-104.
54 Cf DD 130-138, 140-141,231, 324-328
55 Cf Diálogo y Misión Secretariado para los no católicos, 1984
56 Cf Ecclesia in America. L.E.Vaticana (enero 1999). N. 71
57 Cf RR n.115
58 Cf Cong. Gener. La Misión de las Escuelas Pías en la N.E. ICCE, 1995, n. 158 y ss.
59 Cf XLI Capítulo General, Los escolapios se interrogan Ediciones Calasancias. Salamanca 1980.
60 Cf A. Trilla, Tender hoy a la pobreza evangélica …, Analec. Calasanc,3ª.E.nº. 77-78, 1997
61 Cf Vita Consecrata, n. 82
62 Cf RR n. 105-108.
63 Cf Vita Consecrata, n. 96
64 Ibidem, n. 96
65 44º Capítulo General, El carisma escolapio hoy, I,5
66 Memorial al Cardenal Tonti, nº 10
67 Cf .CC n. 23
68 CC 203, 207; C 89, 107;RR 111.
69 CC 16, 19, 21, 23, 26; C 105;RR 97.
70 Josep María Balcells, Declaración Institucional en el “Año Internacional de la Familia:1994”
71 H.J. Sokalski, C. Año Internacional de la Familia, Mensaje al Simposio Escolapio de Pedagogía.
72 Declarac. Espiritualidad Calª (1.969) nota 138; C 89;RR 104.
73 Cf Vita Consecrata, nº 98
74 Cf Carta Apostólica de Juan Pablo II al P. General, (24.06.1997)
75 Memorial al Cardenal Tonti, nº 9; Col 2,2-3.
76 Jn 14,6ss; 18,37; 1Tm 2,4-5; Juan Pablo II Redemptor hominis nn.7-10; RR 103.
77 CC 6 y 7; C 9-10 y 102.
78 Cf. Cong. Gener. La Misión de las Escuelas Pías en la N.E ICCE, 1995, nº 99, 109,110
79 Congr. Gen. Formación de los profesores de las Escuelas Pías en el Espíritu Escolapio, Roma 1993 Tema 4, cap. 3
80 Cf Cong. Gener. La Misión de las Escuelas Pías en la N.E, ICCE, 1995, nº 126
81 Cf Vita Consecrata, nº. 96
82 Cf Cong. Gener. La Misión de las Escuelas Pías en la N.E. ICCE, 1995, nº 116
83 Cf CC 2 y Memorial al Cardenal Tonti , 5; DD 123-124.
84 Cf Memorial al Cardenal Tonti. 9, 11 y 26, CC 203; DD 45, 109-111;RR 101.
85 C 2
86 C 87
87 RR 109
88 Cf Cong. Gener. La Misión de las Escuelas Pías en la N.E. ICCE, 1995, nº 122
89 Cf 44º Capítulo General. Documentos: Misión. Ephemerides Calasanctianae, octubre 1997, nº 10, p. (465) 29
90 Ecclesia in America. L.E.Vaticana (enero 1999), N. 18
91 EP 471
92 Cf CC, nº 23
93Cf J.L.Corzo, Los cristianos hoy en la escuela calasancia, Analec. Calasanc.,3ª.E.nº. 77-78, 1997
94 Evangelii Nuntiandi, n. 20.
95 Cf Informe de la UNESCO de la comisión internacional sobre la educación para el s. XXI, presi¬dida por J. Delors, Santillana, Ed. Unesco, Madrid 1996.
96 CC 2 .Memorial al Cardenal Tonti,15.
97 El carisma escolapio hoy. nº 26 y Memorial al Cardenal Tonti, 25
98 Evangelii Nuntiandi nº 29. Puebla, 1040
99 Cf. Primer Congrès Internacional de Ciutats Educadores. Barcelona, noviembre de 1990.
100 44º Capítulo General, Política V,1
101 CC 210
102 Evangelii Nuntiandi nº 19
103 Redemtoris missio nº 20
104 CC 2
105 Memorial al Cardenal Tonti, nº 7
106 Congregación General, Espiritualidad y pedagogía de S. José de Calasanz, Madrid 1995, n. 92-99.
107 CC 216
108 CC 216
109 CC 216
110 Cf CC n. 197. Congregación General, Espiritualidad y pedagogía de S. José de Calasanz, Ma¬drid 1995, n. 104.
111 EP 181; Cf. Memorial al Cardenal Tonti, n.23,26
112 Gy. Sántha, S. José de Calasanz. Obra Pedagógica, BAC, Madrid 1984, p.352-359
113 Congregación General, Espiritualidad y pedagogía de S. José de Calasanz, Madrid 1995, n. 50
114 Cf L. Padilla, Intuiciones de Calasanz sobre la formación escolapia, ICCE, Madrid 1998
115 Congregación General, Espiritualidad y pedagogía de S. José de Calasanz, Madrid 1995, n. 76
116 Cf, Informe de la UNESCO de la comisión internacional sobre la educación para el s. XXI, J. Delors, Santillana, Ed. Unesco, Madrid 1996, pp. 103 a 106
117 Gy. Sántha, S. José de Calasanz. Obra Pedagógica, BAC, Madrid 1984, p.618
118 C 91
119 Ibidem
120 Cf CC 186-192; 198; 212-216; 190-191; 202
121 La Misión de las Escuelas Pías en la N.E. Cong. Gener. ICCE, 1995, nº 221 y ss.
122 N.192 y ss.
123 Cf RR n. 109-115.
124 Cf CC 2,175,203
125 44º Capítulo General, El carisma escolapio hoy, n. 18. Cf RR n. 94-95.
126 Cf RR n. 136-141.
127 44º Capítulo General, El carisma escolapio hoy, n. 26
128 RR 136, C 95.
129 44º Capítulo General, Carisma y Ministerio p. 46. Cuadernos n. 20 ICCE - Madrid 1997
130 44º Capítulo General. Título de la Política VII: Misiones
131 C 25, 26
132 Cf RR nº 137
133 Cf 44º Capítulo General, El carisma escolapio hoy, n. 26
134 RR nº 113 y 136; 44º Capítulo General, El carisma escolapio hoy, n. 26 DD 929
135 C 92; RR 140
136 42º Capítulo General, Parroquias escolapias, Cuadernos 9, Salamanca 1986. Nº 2.7
137 C 87 ; RR 109
138 42º Capítulo General, Parroquias escolapias, Cuadernos 9, Salamanca 86, pp. 31-37
139 Ibidem nº 2.4
140 Ibidem nº 2.8
141 CC n. 178.
142 R 113
143 R 113
144 RR 136, C 95.
145 Memorial a los cardenales Giustiniani, Lancellotti y Soana, en Documentos de S. José de Cala¬sanz, P. S. López, E. Calasancia Latinoamérica, Bogotá 1988
146 Cf XLI Capítulo General, Los escolapios se interrogan Ediciones Calasancias. Salamanca 1980, p. 236
147 RR 128
148 RR 126
149 RR 125



1 Comment

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Archivo Calasanz - MC - C:02 - EL MINISTERIO ESCOLAPIO HOY EN LA ESCUELA
Ago 4, 2009 0:24

[...] ANTERIOR - ÍNDICE - POSTERIOR [...]

Leave a Reply

Comment

Índice Documental Mensual

PERALTA - Jul 8, 2011 10:22 - 0 Comments

PERALTA

More In Noticias


PERALTA - Jul 8, 2011 10:22 - 0 Comments

PERALTA

More In Noticias


PERALTA - Jul 8, 2011 10:22 - 0 Comments

PERALTA

More In Noticias