sJC - Maestro y Fundador - Written by Archivo Calasanz on Miércoles, Abril 7, 2010 17:00 - 1 Comment

sJC - C08: La gran experiencia pastoral; 03: ¿Calasanz, maestro en Urgel?

ANTERIOR - ÍNDICE - SIGUIENTE

San José de Calasanz, maestro y fundador
Severino Giner Guerri, escolapio
BAC, 1992

CAPÍTULO 8: LA GRAN EXPERIENCIA PASTORAL

3. ¿Calasanz, maestro en Urgel?

De nuevo, la lectura precipitada de una nota manuscrita hizo creer a algunos que José Calasanz fue maestro de escuela en Urgel, y en torno a la noticia se oyó casi un vuelo de campanas de gloria. Así escribió el P. Vidal (3 de abril de 1935): “Después de fallecido su padre en fecha algo posterior a la data 8 de noviembre de 1586, le hallé a Nuestro Santo Padre [Calasanz] de lector en el Estudio de la Seo de Urgel, 1587, por haberle conducido cabildo y ciudad para ello. No falta quien dice: maestro de niños y considera la antigua ciudad de Urgel cuna de las Escuelas Pías’”. (22) Su afirmación, sin embargo, se basaba en una mala lectura, hecha por el archivero de Urgel, Pujol i Tubau, de un texto ambiguo de Janer. (23)

El primer dato documental era ciertamente muy sugestivo: el día 29 de agosto de 1586 celebró sesión el Consejo Municipal de Urgel y propuso buscar un maestro para la escuela (‘lo studi’) de la ciudad; reconocían que el poco salario era la causa de que no querían venir maestros; los cónsules habían tratado el asunto con el cabildo, el cual estaba dispuesto a pagar diez o doce libras anuales si la ciudad pagaba otras tantas; así, pues, el Consejo decidió «por este año» aportar diez o doce libras. (24)

Como se sabía que Calasanz aparece documentalmente en la Seo en febrero de 1587, podía suponerse que fue llamado por el cabildo o el Consejo para hacerse cargo de la escuela. A esta suposición se añadía otro dato del ‘Manual’ de Janer, cuya redacción confusa hizo concluir que, efectivamente, el elegido maestro había sido Calasanz. El texto, traducido literalmente del catalán, dice: «[1 de diciembre de 1587] Debe Antonio Janer a mosén Bertomeu Neguí, párroco de Vila - mitjana, 13 libras y son las que recibió el señor Juseph Calesans del ilustre Cabildo por manos del Sr. Arcediano de Andorra pagador, por lo que había leído en el Estudio el año 1587 y dicho Neguí me las dio en descargo de lo que me debe y dicho Neguí en crédito… 13 libras». (25) Al canónigo Pujol le pareció entender que era Calasanz quien recibía el salario por haber leído él mismo en la escuela. Pero luego lo analizó mejor y vio que, en realidad, el maestro era el párroco de Vilamitjana.

Mosén Neguí, sin embargo, sólo debió de desempeñar su tarea escolar durante el primer semestre, pues en los Capítulos Pascuales del cabildo, cuya bellísima Acta escribió el secretario Calasanz con fecha del 13 de abril de 1587, entre la larga lista de cargos se lee: «Mestre de estudi m°. (Mossen) Aleu». (26) Y al año siguiente, en los correspondientes Capítulos Pascuales, escritos también con preciosa labor de pendolista consumado por Calasanz, se lee entre los cargos: «Mestre de estudi m°. (Mossen) Francesch Gener». (27) Lo cual hace suponer que era cargo anual y no oficio permanente. Estos tres maestros consecutivos, todos sacerdotes, excluyen la posibilidad de que se nombrara a Calasanz.

He aquí otra preciosa sugerencia, basada en un apunte de Janer: “Allí [en casa de Janer] acudieron los hijos del propietario Juan Moles del caserío de Las Planas… los cuales pagaban cincuenta sueldos mensuales para que se les enseñara a escribir y contar… ¿Quién sino Calasanz, el huésped más culto de la casa y posiblemente más necesitado - ya hemos visto que no poseía ningún beneficio y lo exiguos que eran sus ingresos—, había de ser el maestro de tales alumnos?». (28) No eran sin embargo, varios, sino uno solo el hijo de Juan Moles, que efectivamente convivió en casa de Janer con Calasanz durante tres meses y medio. (29) Y por lo que pagaba se deduce que sólo cubría los gastos de pensión y no los de enseñanza y que debía de ser un muchacho. (30) Si el sueldo lo pagaba «para que se le enseñara a escribir y contar» y estaba destinado al «maestro» Calasanz, no hubiera dejado de anotar en sus libros el meticuloso comerciante Janer otras cantidades referentes a la pensión del muchacho y la respectiva adjudicación a Calasanz de su «salario de maestro». Pero no consta ni una cosa ni otra.

La nota de Janer parece indicar que la enseñanza se le daba en casa. Si se trataba de aprender a leer, escribir, gramática o hacer cuentas, como los demás niños, lo normal era que viviera en casa de Janer y asistiera a la escuela (lo studi) pública. Pero la limitación de tres meses y medio de estancia y la suposición más verosímil de que el aprendizaje lo tuviera en casa, hace pensar que fuera mandado expresamente a casa de Janer para que aprendiera el arte del comercio, de lo que Janer era, sin duda, un consumado maestro. Tales casos de aprendices de diversos oficios eran normales desde siglos atrás. (31)

Con todo, no se puede excluir e incluso es probable —y muy sugestivo— que en aquellos meses de invierno (enero-abril de 1588), cuando volvía Calasanz de la catedral, en las veladas junto al fuego, después de la cena, enseñara a escribir y a hacer cuentas al muchacho de ‘Les Planes’ y al mismo hijastro de Janer, Jerónimo Gallart Tresfí. Y además gratis. (32)

Queda todavía otro campo educacional en el que cabría ver implicado a Calasanz. Había en la catedral un coro de cantores formado por adultos y cuatro muchachos, llamados ‘prebeners’, que tenían su preceptor o maestro de canto, sin que podamos asegurar si además de música se les enseñaban otras cosas complementarias, como leer, escribir y contar. El cabildo pagaba 25 libras anuales al preceptor de los niños cantores y a cada uno de ellos un sueldo (un sou) diario en concepto de manutención, aunque vivieran en sus casas. Uno de estos maestros de música fue el beneficiado y amigo de Calasanz mosén Pere Rostoli, quien fue organista de la Seo durante dos años y terminado el contrato se fue a Tremp en agosto de 1588, como organista de la colegiata. Pero al cabo de un año estaba de vuelta en Urgel, y se le dio entonces el oficio «de enseñar canto a los cuatro prebeneros». (33) No faltaban otros buenos músicos en la ciudad, que pudieran dar clase a los niños cantores, antes de Rostoll, como eran el nuevo organista mosén Cristóbal Malla, el maestro de capilla mosén Rafael Coloma, que sustituyó al famoso mosén Joan Brudieu, ya muy viejo, y otro más. (34). Y, por tanto, no es verosímil que Calasanz tuviera que ver algo con la música y su enseñanza, aunque muchos años más tarde, en Roma, instituirá en sus escuelas una clase de música, como medio de sustento futuro o carrera profesional para sus alumnos. (35)

No obstante, podría conjeturarse que si los pajes del palacio episcopal de Urgel —como los de otras ciudades— servían en las ceremonias litúrgicas de la catedral y tenían su preceptor y maestro, pudieran también asistir con ellos los prebeners a las clases de aprendizaje elemental, teniendo además su peculiar escuela de música. En cuya hipótesis el alumnado de Calasanz, cuando pasó al palacio episcopal, estaría formado por los pajes y los prebeners, si es que se le encargó a él el cuidado y educación de dichos pajes, como creemos que lo tuvo en Barbastro.

El hijastro de Janer, Jerónimo Gallart, fue prebener de la catedral desde enero de 1589 a julio de 1590. (36) Durante todo aquel mes de enero, por tanto, más de una vez irían o volverían juntos de casa Janer a la catedral el Maestro de Ceremonias Calasanz y el pequeño cantor Gallan. Al empezar febrero, Calasanz dejó la pensión Janer, pero hasta finales de junio del mismo año 1589, en que abandonó definitivamente la Seo para irse a Tremp, volverían a encontrarse muchas veces bajo las bóvedas románicas de la espléndida catedral el familiar y mayordomo de palacio, Calasanz, y su amigo, el cantor Jeroniet Gallart.

Notas

22 Cf. Rass 17 (1951) 46. El P. Poch aceptaba como sugerencia la idea del P. Vidal, en 1957 (cf. J. POCH, ‘San José de Calasanz y seis obispos españoles’: RevCal 12 [1957] 118, n.b).
23 Así lo escribía Vidal, desilusionado, en una carta a Pujol, fechada el 23 de julio de 1935: «El seu punt de mira ha estat negatiu: ja que li resulta ésser impossible que nostre Pare i Fundador fos conduit pel Capítol i la Ciutat per a mestre de minyons l’any 1587. Es, donc, una falsa lectura seva d’una nota molt mal redactada d’aquell mercader [Janer], com afirma V.» (cf. J. POCH, ‘Mossén Calassanç ¿mestre d’escola a la Seu d’Urgell?’: Cat 250 (1982) 3. La fecha de la carta inédita de Vidal es 1935 y no 1936, como se lee por lapsus en Poch. Tenemos copia de la misma, por deferencia del P. Poch.
24 Cf. J. POCH, oc., p4. véase el acta completa, cuya conclusión dice: «fonch conclós per la major part que la Cíutat procure haver un home docte y de scientia y respecte per a tenir lo studi y si és home de calitat y scientia, que no dexe la ciutat per aquest any affigir-li en lo salari les deu o les dotze lliures» (Arch. municip. Urgel, ‘Llibre de Consells… comensant lo any 1579, f.149).
25 J POCH, o.c., p.4.
26 Cf. J POCH, ‘San José de Calasanz y seis obispos españoles’: RevCal 12 (1957) 126.
27 Cf. fotocopia en EGC, X, p.421. Los textos aducidos hablan de «lo studi», sin especificar más, lo cual parece indicar que se refieren al mismo edificio. Desde octubre de 1588 a mayo de 1589 hay unos cuantos asientos en los libros de Janer referentes a materiales de construcción destinados «per lo studi», «per la portalada del studi», cuyos gastos van a cuenta de la ciudad y del cabildo (cf. P. PUJOL I TUBAU, ‘Ob. Comp’., p.486 con n.66). Estas referencias confirman la suposición de que sólo había un «studi» en Urgel. Recuérdese que por entonces la ciudad no superaba los 1.500 habitantes.
28 J. M. PLANA Y SALA, ‘Huellas calasancias’: Rev. Esp. de Pedagogía, 6-7 (1944) 318-319. Mal cit. en J. POCH, o.c., p.121, n.12.
29 El texto íntegro de Janer dice: «’Dimecres a XX de Abril, any MDLXXXVIII. Deu Juan Molas, de les Planes, set lliures, y son per la despessa de son fill, de tres mesos y mitx es estat en casa en amostrarli de escriure y de comptes, dich VII II.» (P. PUJOL I TUBAU, ‘Ob. Comp’., p.523, n.329). Calasanz entró en casa de Janer como huésped el día primero de junio de 1587 y estuvo hasta el 31 de enero de 1589 (cf. n.31 del cap. anterior).
30 Si en tres meses y medio sólo pagó 7 libras (cf. nota anterior), debía pagar al mes 40 sueldos (y no 50), mientras Calasanz o su criado pagaban 58.
31 Véase este contrato de aprendiz de herrero: «Yo Miguel Monserrat mançebo… me afirmo a officio de ferrero con vos el honor. mestre Miguel Radigales ferrero Y menescal habitante en la villa destadilla por tiempo de cinquo anyos» (30 de noviembre de 1557) (Doc. Merigó, n.140). Y este diálogo: «Don Pedro: Com? Ahont los envlau? —Fabio: A casa de mercaders a Barcelona o Valéncia, perqué aprenguen de negosiar… Com, donchs, apendrán de negosiar si no-s críen en los negosis, y com apendrán de portar un llibre?…» (C. DESPUIG, ‘Los col.loquis de la insigne ciutat de Tortosa’ [1557?] [Barcelona 1981] p.134).
32 El canónigo Pujol admitió también la posibilidad de este magisterio de Calasanz, con el comprensible eco de campanas al vuelo: «No sería, per ventura, aqueix nostre comarcá [el muchacho de «les Planes»] qui, en multiples vetllades hivernenques tindria el goig de rebre les primicies de l’ensenyament prestigiós del qui fou mes tard l’excels Mentor de l’Infantesa, deu anys abans d’obrir la primera escola popular a la Ciutat Eterna?» (P. PUJOL I TUBAU, ‘Noves dades’, p.9). El mismo eco triunfal se oye en este párrafo de Plana y Sala, justificado por el que hemos transcrito: «Fructificó en Roma la semilla calasancia con esplendorosos frutos esparcidos por todo el orbe; mas aquella semillita… germinó humilde y calladamente en Seo de Urgel» (J. M. PLANA Y SALA, l.c.).
33 «Mossen Pere Rostoll, beneficiat, deu a 26 d’octubre 1590, 25 lliures, per tantes ne a rebudes comptants del sor Pagador y a bon compte per la despesa y treball de ensenyar de cant als quatre prebeners, XXV lliures» (‘Racional’ de 1584-1591, f.259) (cf. P PUJOL I TUBAU ‘Noves dades’ n 25) Pujol aclara «tingue al seu carrec l’educacio i ensenyament musical dels prebeners» (ib., n.25), en cuya expresión cabe entender que había algo más que la simple clase de música.
34 Cf. ib., n.25. En los Cap. Pascuales de 1587 se nombran a ocho «cantors de música», que vuelven a aparecer con otros cargos. Probablemente eran beneficiados o clerigos.
35 Cuando en 1642, por capricho, se le quite de San Pantaleón al maestro de música, escribirá al irresponsable Superior: «El martes… o miércoles por la mañana partirá de Roma para Florencia el P. Domingo Antonio, el cual deja abandonada la clase de música de aquí, en la que aprendían muchos niños pobres y se ganaban luego con el tiempo el pan con la música» (c.4003).
36 Cf. P. PUJOL I TUBAU, ‘Ob. Comp’., p.478.



1 Comment

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Archivo Calasanz - sJC - C08: La gran experiencia pastoral; 4: Claverol y Ortoneda
Abr 21, 2010 11:33

[...] ANTERIOR - ÍNDICE - SIGUIENTE [...]

Leave a Reply

Comment

Índice Documental Mensual

ARCHIVIUM - Nov 1, 2012 11:27 - 0 Comments

ARCHIVUM

More In Noticias


ARCHIVIUM - Nov 1, 2012 11:27 - 0 Comments

ARCHIVUM

More In Noticias


ARCHIVIUM - Nov 1, 2012 11:27 - 0 Comments

ARCHIVUM

More In Noticias