Personal, Reflexión - Written by Archivo Calasanz on Lunes, Octubre 31, 2011 17:10 - 0 Comments

El velo de la Verónica y el rostro de la América

ALFORJAS ESCOLAPIAS
Manolo Nebot, escolapio
30 de octubre de 2011
La Malvarrosa, Valencia

El velo de la Verónica y el rostro de la América

El desarrollo del tema me ha obligado a hacerlo en dos partes. Una, la proyectada de antemano. Las conclusiones a las que iba llegando me estaban dejando tan mal sabor de boca que me obligó a la segunda: otra reflexión para averiguar si esas conclusiones primeras tienen alguna posibilidad de estar fuera de lugar. Si en la primera me base en un análisis estadístico, en la segunda fue rememorar algunos acontecimientos históricos, analizarlos y deducir las segundas conclusiones.

Al dar la última relectura me he dado cuenta que tengo que quedarme con el mal sabor.

Aquí esta lo que escribí en un primer momento:

Estoy seguro que al Buen Chus no le molesta que utilice la leyenda de Verónica, aquella muchacha que en su –de ella- velo quedó grabada la imagen de su –de Él- Verdadero Rostro, como puerta de entrada y para coger carrerilla e iniciar la presentación de la reflexión de este mes, la leyenda del Rostro de América.

Verónica está con todas sus vísceras encogidas, hechas un puñito, contemplando el doloroso traslado al lugar de su ajusticiamiento –ajusticiamiento es hacer justicia. ¿Hay justicia aquí?- de los condenados a muerte por Roma. Hay uno que especialmte le duele. No sabe quién es. No lo conoce. Si lo conociera tampoco lo conocería: la sangre y las llagas, túnica sin costuras, lo cubre totalmente. Ciego por la sangre que cubre su rostro es dirigido a golpes por el soldado. El corazón contemplativo de Verónica estalla, se quita el velo -¡A dónde va esa desvergonzada!-. Sin preocuparse de la mirada escandalizada de los curiosos, la irritada del soldado, ni de la amenaza de la lanza, rompe el cordón policial, se acerca al condenado y le limpia la cara con su velo. El soldado, furioso, agarrándola por el pelo la tira sobre los espectadores. Sigue la procesión de los condenados. Verónica, tranquila ya en su cuartería, se dispone a lavar el velo de la enorme mancha –piensa- que el rostro ensangrentado del condenado le ha dejado. Al desenvolver el bulto de su velo ve que no hay mancha sangrienta: nítidamente gravado está el rostro ensangrentado del condenado. No sabe quién es, pero con un extraño cariño que le está surgiendo de sus entrañas más profundas, dobla con cuidado el velo –sospecha que ha dejado de ser suyo- lo besa y acariciándolo lo guarda.

Desde entonces, cuenta la leyenda, el velo que de Verónica, testigo en carrera por relevos, pasa de mano en mano de todos aquellos que practican la misericordia con todos los malmatados botados por los caminos.

El velo de Verónica es testigo de misericordia.
El Rostro Doloroso de América es testigo de una historia hecha sin misericordia.
¿Tendrá América su Verónica?
¿Habrá en algún lugar, extraviado, un velo que veladamente nos muestre el rostro de la América?

Voy a buscarlo

Llegado aquí y si saco a bailar al Sr. Carlos Mántica no es por ser uno de los del cogollito del empresariado nicaragüense –‘los Mánticas’, ‘los Pellas’, ‘los Gurdianes’ son palabras mayores-; ni tampoco por ser el ‘aprendiz de cristiano’ que funda el movimiento ‘La ciudad de Dios’-. Sí, en cambio, por ser uno de los mejores investigadores, buen conocedor y divulgador del habla que habla el nicaragüense.

Una de sus obras titulada, como es de esperar, ‘El habla del nicaragüense’, es una colección de ensayos sobre este tema. En uno de ellos presenta y comenta lo que se podría titular y titula: ‘Refranero Nicaragüense’. Al menos, en la última edición que dispongo –2008- trae una lista de 962 refranes nicas. La mayoría son internacionales que se dicen también en Nicaragua. Otros, quizá, sí nicaragüenses y/o centroamericanos. La mayoría no los he oído, ni leído, ni usado nunca -unos poquillos, sí-; e imagino que igual la inmensa mayoría de nicas y/o demás centroamericanos

Leyendo, pues, esta lista de refranes y viendo que la palabra ‘Indio’ está en cierta forma destacada, pensé, que si era capaz de esbozar la ‘imagen de Indio’ en el inconsciente social -que llamaré Autor- que elaboró el refranero, podría esbozar algunos rasgos del rostro doloroso de América.

Es decir, que había encontrado un girón del velo de la Verónica

A este Autor le atribuyo, pues, el invento y uso del refranero.

Tomo como materia de trabajo la lista de 962 refranes –que es para mí como el velo para Verónica- que presenta el Sr. Mántica, aceptándolos, sin mayor crítica, como ‘expresión de la sabiduría popular’, del ‘inconsciente social’, en definitiva como expresión de la sabiduría y enseñanza de Autor.

Procedo así: primero del ‘Refranero nicaragüense’ extraigo aquellos que nombran expresamente a Indio. [01] Con lo que tengo, como es obvio, tres listas: la general, la propia de Indio y la ‘sin Indio’. Luego estudiaré, en bloque e individualmente, el conjunto de los refranes sobre Indio. Terminaré ensayando respuestas a las preguntas: ¿Qué Indio? ¿Qué Autor? ¿Qué sabiduría? ¿Qué América? ¿Qué hacer?

Como primer paso construyo la siguiente lista de palabras, las clasifico según su frecuencia y las presento con sus valores correspondiente, según este esquema: Palabra / Total / Sola / Indio -con los respectivos porcentajes-, en la lista que sigue [01]

Grupo 1
No (Negación) / 301 (31,29%) / 291 (30,25%) / 10 (32,26%) – [02]

Grupo 2
Comer / 51 / (6,30%) / 49 (5,09%) / 2 (6,45%)

Grupo 3
Saber (-e,…) / 33 (3,43%) / 33 (3,43%) / 0
Si (Condicional) / 30 (3,11%) / 30 (3,12%) / 0

Grupo 4
Mujer / 29 (3,01%) / 29 (3,01%) / 0

Dios / 26 (2,70%) / 26 (2,70%) / 0 [13]
Chancho / 25 (2,60%) / 24 (2,49%) / 1 (3,23%)

Grupo 5
Cagar (-a, -o, -do, …) / 17 (1,77%) / 14 (1,46%) / 3 (9,68%) [09]
Amor (-ar, -o, -a, …) / 14 (1,46%) / 13 (1,35%) / 1 (3,23%)
Perro / 13 (1,35%) / 12 (1,25%) / 1 (3,23%)
Muerto / 12 (1,25%) / 11 (1,14%) / 1 (3,23%)

Grupo 6
Bueno / 8 (0,83%) / 7 (0,73%) / 1 (3,23%)
Niño / 6 (0,62%) / 6 (0,62%) / 0
Amo / 6 (0,62%) / 5 (0,52%) / 1 (3,23%)
Machete / 5 (0,52%) / 1 (0,10%) / 4 (12,90%) - [08]
Culebra / 4 (0,41%) / 3 (0,31%) / 1 (3,23%)
Compadre / 4 (0,41%) / 3 (0,31%) / 1 (3,23%)
Padre / 3 (0,31%) / 3 (0,31%) / 0
Madre / 3 (0,31%) / 3 (0,31%) / 0
Suspirar / 3 (0,31%) / 2 (0,21%) / 1 (3,23%)
Pueblo / 3 (0,3-1%) / 2 (0,21%) / 1 (3,23%)
Alcaraván / 3 (0,31%) / 1 (0,10%) / 2 (6,45%)
Comadre / 2 (0,21%) / 2 (0,21%) / 0
Haragán / 2 (0,21%) / 1 (0,10%) / 1 (3,23%)
Guaro / 2 (0,21%) / 1 (0,10%) / 1 (3,23%)
Blanco / 2 (0,21%) / 1 (0,10%) / 1 (3,23%)
Alba / 2 (0,21%) / 1 (0,10%) / 1 (3,23%)
Español / 1 (0,10%) / 1 (0,10%) / 0
Ley / 1 (0,10%) / 0 / 1 (3,23%) - [14]
Dolor / 1 (0,10%) / 0 / 1 (3,23%)

Grupo 7 [06]
Niña / 0 / 0 / 0
Hombre / 0 / 0 -/ 0
Negro / 0 / 0 / 0
Mulato / 0 / 0 / 0
Mestizo / 0 / 0 / 0
Criollo / 0 / 0 / 0
Chino / 0 / 0 / 0

La lista, la construyo asociando cada palabra con tres números que indican la cantidad de veces que aparece en cada lista: la general, la sin Indio, la Indio solo-. Las que integran el campo ‘Palabras’ las he escogido, en primer lugar, de los calificativos que Autor le aplica a Indio; con éstas, las que en el proceso sugirieron y, algunas pocas, añadidas simplemente por curiosidad formé la lista de palabras.

El campo ‘Total’ indica las veces que aparece una palabra en la lista general de refranes, ‘Sola’ las veces que aparece en los refranes que no contienen la palabra ‘Indio’, ‘Indio’ las veces que sí aparece la palabra considerada en los refranes con la palabra ‘Indio’.

Los porcentajes –poco significativos por ser cantidades tan pequeñas- están calculados respecto al total de su respectivo campo: La segunda columna –‘Total’- frente al total de refranes (en unos muy escasos refranes está dos veces la misma palabra. Tan mínimo que no influye en el porcentaje); La tercera –Sola- frente al total de refranes sin la palabra Indio; La cuarta –‘Indio’- frente al números de refranes con referencia al ‘Indio’.

La lista del refranero indio tiene 31 refranes que son el 3,22% del total. [01]

Leyendo la lista de todos los refranes nicas, salta a la vista uno de los primeros rasgos del rostro de América: Se ve que no se ven otros colectivos étnicos – sociales – económicos –, que me parece deberían estar reflejados, como, por ejemplo, podrían ser los mulatos. No aparecen. El único representante de este grupo en el refranero general es Indio. [01] Ni negros, mulatos, mestizos; ni chinos. Solo una vez aparece la palabra español, nunca criollo. Blanco, referido a personas, dos veces.

Es significativa la ausencia de Mestizo en un refranero americano, el continente mestizo.

Señal que Mestizo no entra en el campo de atención de Autor.

Una primera pincelada del rostro de América:

El mestizo no es problema para Autor. (I)

De toda la ‘gente baja’ solo Indio merece la atención de Autor, el resto de esta ‘gente baja’ -la turbamulta formada por mestizos, mulatos, negros, chinos, campesinos sin tierras, pobres de todo tipo- está invisibilizada

Dos pinceladas más:

Esta visualización de Autor nos está revelando, también, una de las maneras en las que se puede vivir América: la que invisibiliza a la ‘gente baja’, pero visibiliza a Indio -testimonio de la cual es el refranero-. Generando esta actitud, dos Américas: la que existe viendo la ‘gente baja’ y la que mira sin ver.

Dos formas de vivir América que solo pueden coexistir en contradicción. Esto desde la conquista. Por lo que:

¡América: tu nombre es conflicto, contradicción! (V)

Muy a tener en cuenta en el resto de la reflexión

Esta contradicción se injerta, a partir del mismo inicio de la conquista, en lo más profundo del alma americana (VI) y salta a la luz apenas aparece la más mínima oportunidad. Por ejemplo en algo tan inofensivo –en principio- como las expresiones religiosas con cierto aspecto mítico, como puede ser el patronazgo protector de la Virgen Madre de Dios, de los Santos y de otras entidades celestiales a las naciones latinoamericanas: Muchas naciones en Latinoamérica tienen como mínimo dos patronas celestiales.

Datos que extraigo de lo que tengo más cercano:

Empiezo por Costa Rica, que está más claro.

En Costa Rica están las advocaciones patronales de Ntra. Sra. de los Ángeles y la Inmaculada –Nuestra Señora de Ujarrás-. Ambas patronas de Costa Rica. De apariencia muy distinta. La imagen de la Inmaculada es la de una señora hermosa: alta, delgada, piel blanca, ojos azules, rubia. Se presenta sin su hijo. Quizá algún devoto piense que ‘para eso están las chinas, las niñeras’. La imagen de Ntra. Sra. de los Ángeles es la de una mujer –mujeruca la llamaría quien no la conociera- sin belleza: achaparrada, gordezuela, de piel oscura; vecina del barrio naborío de La Puebla de los Ángeles; el manto de basta arpillera a la vez que lo usa para defenderse del frío de los amaneceres cartagineses, le sirve, también, para carga al hijo que la acompaña en todas sus tareas de sirvienta, de las más humildes de la casa de sus señores: Una sóla Madre de Dios, dos imágenes, dos pueblos

En Nicaragua, en cambio, la dualidad de patrones celestiales se complica un poco, a la par que aclara más. Hay dos advocaciones marianas a las que se las venera más popularmente: la Virgen del Viejo, patrona de Nicaragua y Ntra. Sra. de la Merced, patrona de León. No hay competencia entre estas dos advocaciones, mutuamente no se hacen sombra. No se percibe ningún elemento de distinción. En cambio sí se perciben elementos diferenciadores, y con mucho, con las celebraciones de los ‘Santo Patrones’: Santo Domingo y San Jerónimo. Snto Domingo, patrón de Managua. San Jerónimo, patrón de Masaya, o quizá mejor, del barrio naborío de Monimbo.

La veneración de patronas y patrones se expresa en formas totalmente distintas, que están indicando el distinto sustrato popular en el que se basan: La devoción a la Virgen del Viejo y la de la Merced están en regiones de profunda raigambre española. En cambio, la veneración a Sto. Domingo y San Jerónimo pertenece a zonas de fuerte presencia indígena aborigen.

En Dominicana el pueblo está sumamente protegido:

Primero por el doble amparo de ‘La Virgen de Altagracia’ y la ‘Virgen de Mercedes’. Aunque el mismo pueblo sabe que en verdad sólo es una la protección, pues sabe que son dos advocaciones de la única Virgen María, Madre de Dios.

Tratando de resolver el problema de las dos patronas les señalaron –imagino que algún obispo, o instituto de catequesis, lo hizo- a cada una su esfera de acción: La ‘Virgen de la Merced’ es patrona de la exterioridad; en cambio la ‘Virgen de la Altagracia’ es la madre protectora del corazón de los dominicanos.

No puede ser de otra forma: la imagen de la virgen de Mercedes es de la conquista. No extraña, pues, que sea generala de los ejércitos … ¡celestiales! Pues en el otro ejercito ya estaba Trujillo. La ‘Virgen de Mercedes’ es la virgen de conquista, la que crea un nuevo orden, un nuevo estado y nuevas costumbres, qué mejor patrona para esta dimensión de la vida que la virgen de conquista.

En cambio la Virgen de Altagracia es imagen colonial. Los atabales de guerra ya han cesado, empieza la vida cotidiana y hogareña de un pueblo. Nace la advocación ‘Virgen de la Alta Gracia’. La Virgen de Altagracia se dedicará a los corazones dominicanos.

Pero faltan imágenes de la advocación expresión del alma de Indio aborigen. No tuvo tiempo. No solo se le quitó la voz, también la vida. A los pocos años de presencia de Español ya no quedaba población ab – origen. Que fue sustituida en un primer momento por aborígenes centroamericanos, especialmente Nicaragüenses, hasta que iban camino a agotarse también. Fueron tiempos duros para Indio –como si Indio tuviera tiempos blandos- que ni tuvo tiempo, ni humor, ni ganas, ni evangelización para verse reflejado en una imagen de la virgen. Por esto Indio no está representado en el grupo patronal de Dominicana.

Agotado el mercado de esclavos aborigen, y obstaculizado éste grandemente por el gobierno español, hubo que importar mano de obra esclava desde África, la que está creando, en el ámbito de patronos celestiales, una gran cantidad de ellos. Creando con su experiencia vivida, su religión africana, el catolicismo, los protectores del Vudu.

Esta dualidad de imágenes tan distintas, hasta contradictorias, de una única Madre de Nuestro Señor, y contraste con otros patronos, muestran el corazón –inconsciente colectivo- profundamente dividido del pueblo que las ha concebido.

Así se podría seguir de nación en nación latinoamericana.

El corazón de Latinoamérica está siempre dolorosamente partido y algunas veces, violentamente roto (V)

Sigo.

Recapitulo. Un rasgo, pues, de la fotografía de Autor: destacar en forma especial (01) al colectivo ‘Indio’: el único representado.

Indio es el único que le interesa dedicarle algunas gotas de su sabiduría. (VII)

Aunque, es cierto, que ‘Mujer’ aparece 29 veces, lo consideraré más adelante por pertenecer a la esfera de género con todo el mundo de actitudes, pensamientos y hechos que emergen de esta realidad.

Volviendo a observar la tabla, llama la atención la abundancia con que aparece el ‘NO’ -quizá la palabra con mayor frecuencia-. Un 30,25% en el refranero general y un 32,26% en el refranero específico. (02)

También el ‘NO’ aparece con mucha ventaja frente a la palabra que le sigue: ‘comer’ –un 16,94% por delante- en el refranero general. En el específico: ‘Machete’ está a 40,00% atrás.

En contraste no aparece la partícula ‘SÍ’ afirmativa. En cambio sí aparece el ‘SI’ condicional.

También la lista nos muestra que el ‘si condicional’ no aparece en el refranero de Indio.

A Indio no se le da la posibilidad de decidir. (12) para él todo es ‘NO’. [02]

Por lo que la estructura de los refranes para la lista general sería: ‘No X’; ‘Si X, entonces Y’, ‘Si no X, entonces Y’

En cambio para Indio se reduce simplemente a ‘No X’. Autor no le reconoce la capacidad de plantearse disyuntivas, ni de toma de postura frente a ellas

La imagen que Autor tiene de su mundo –en el que también está Indio- es negativa (VIII) [02] por lo que se esfuerza para ofrecer a los suyos unas gotas de sabiduría concentrada para que puedan enfrentarlo con cierta eficacia.

Entre estas gotas de sabiduría está la presentación del mundo de Indio: lo hace con tintas doblemente negativas (IX): por la visión negativa de Autor sobre su mundo y la visión negativa específica sobre el mundo propio de Indio. Da pautas a su gente para que conozca a Indio y sepa cómo enfrentarlo. (03)

Aunque no señalado concretamente están aparecido más rasgos de Autor.

Al empezar el análisis –por la misma exigencia de la lista- con consideraciones sobre el ‘No’ y sus consecuencias: posibilidad o imposibilidad de decidir ante las disyuntivas (X) pensé que sería conveniente ver la frecuencia de ‘Dios’ y ‘ley’ pues son los que tienen que fundamentar los juicios, refranes incluidos, dándoles su marco de referencia.

La palabra Dios en el Refranero General aparece 26 veces, en el refranero de Indio, ni una íngrima vez.

Otra pincelada para el retrato de Autor:
Dios no es palabra del refranero Indio. [13] (XI)

La ‘ley’ no aparece en la lista ‘sin Indio’. [14] El Autor piensa que no hay nada que decir respecto a la Ley ya sea porque no le interesa, ya por estar tan asumida por lo que no hay que insistir, o por desprecio a la Ley. Sea por lo que sea se siente tan seguro –él y los que recibe su enseñanza- frente a ella que no la consideran problema, por lo que no necesita desperdiciar sus ‘gotas de sabiduría’. (05) (06)

En cambio, aunque solo una vez, sí aparece ‘Ley’ en el refranero Indio, en un contexto totalmente negativo para éste.

Autor se sitúa al margen de la ley, que la utiliza como medio de control para Indio: ‘Al Indio y al …, manda la ley que se mate’ nos dirá más tarde un refrán. [af]

Señalo: El Indio sin Dios y en contra la ley.
Mejor: la ley en contra de Indio. (14) (XII)

Sigo leyendo la tabla.

No hay presencia en el refranero general de las palabras: hombre, varón, macho. [06]

En cambio sí aparecen niño y mujer.

El ‘niño’ –supongo que incluye a la ‘niña’- en el refranero general aparece seis veces, ninguna de ellas en la parte del Indio.

La Mujer, 29 veces –tres veces más que Dios y dos veces menos que el Indio- en el refranero general, ninguna en el del Indio.

El Autor no ve como problema en su mundo al hombre, varón, macho. En cambio sí ve problema en la mujer. En el mundo del Indio no le interesa la mujer, ni el niño; no le son problema. El hombre, varón, macho está implícito en la palabra ‘Indio’. (07)

Pinceladas:

Al no ser problema para el Autor las palabras: hombre, varón, macho, ya nos está revelando algunos trazos de su retrato: el Autor es hombre, varón, macho –se reconoce una imagen de América- (XIII) y no se cuestiona su realidad, no ve ningún problema. (06)

Sí es problema, en su mundo, la Mujer, precisamente por hombre, varón y macho, y ‘responsable’ de la mujer. (07)

No le es problema la mujer del mundo del Indio, precisamente por hombre, varón y macho, y ‘dueño’ de la mujer de Indio.

Por lo mismo, por hombre, por varón y por macho, sí le es problema el varón Indio. (XIV) Le preocupa pues puede convertirse en problema, por lo que, precisamente por esto, Autor, al Refranero lo utiliza como instrumento para crear una determinada visión –negativa- del Indio. (08)

Ni tampoco le es problema el niño en el mundo Indio.
Sí le interesa en su mundo: el niño, el heredero; la niña, su cuidado. (07)

Sigo leyendo.

La palabra ‘Comer’ aparece 51 veces en el refranero –la segunda más presente-. Dos veces en la sección de Indio. Compararlas entre sí no indica nada pues hay muchos más refranes en una que en la otra, en cambio su porcentaje respecto a su columna son casi iguales; aunque por tratarse de cantidades -51, 49 y 2- tan pequeñas los porcentajes no son muy significativos.

Más dice el examinar ‘Comer’ en relación con las otras de su propia columna. ‘Comer’ en la columna ‘Sola’ está a 1,57 puntos porcentuales respecto de la que le sigue, ‘Saber’. Mientras que en la columna ‘Indio’ ‘Comer’ está en segundo lugar; la primera es ‘Machete’, [08] que la adelanta en 5,45 puntos porcentuales.

Otra pincelada: El Autor tiene una especial predilección con la palabra Comer (aparece 51 veces), muy por delante de Saber (33), Mujer (29), Dios (26), Chancho (25). Se puede, pues, intuir que para el Autor el comer es un problema en su mundo. (XV) (09) Respecto a su visión del mundo de Indio, esta preocupación disminuye. (09) Más problema para Autor es el machete de Indio, que su comida. (08) (XVI)

Lo que nos está dando una visión del mundo de Auto: es uno en el que predomina los periodo de hambre, si esto ocurre con Autor, qué será de Indio. Pero de éste solo se fija en su machete

En el ‘Refranero General’ a ‘Comer’ le sigue en presencia el ‘Saber’ (en sus tiempos y personas): 33 veces, ninguna en el de Indio. (10)

El ‘saber’ nada que hacer con Indio

En cambio, Autor se sabe educador de su pueblo por lo que elabora el refranero: el saber está en la esfera de su preocupación.

En cambio su preocupación respecto a Indio es que no sepa: hay mantenerlo en la ignorancia. (10)

Indio no necesita saber. ¿pa’qué? (XVII)

Entre las palabras que en el campo de Indio tienen más presencia porcentual relativa a su campo: Cagar (9,68% frente a 1,46% en ‘Solo’) [09] y machete (12,90% frente a 0,10% en ‘Solo’) [08]

El machete es la herramienta – arma del campesino pobre y/o Indio, prácticamente su única posesión tecnológica; al que cuida con mucho mimo: no es raro ver al campesino chineando SU machete, lo lleva en brazos tal como si cargara una criatura; siendo el filo su alma, Indio continuamente lo está afilando con suavidad, amorosamente, acariciándolo; un día y otro hasta que el fiero machete se convierte en el humilde y doméstico cuchillo, que no por humilde y doméstico deja de ser fiero.

El Cagar de Indio es espectáculo público. El Autor nos hace presente el rancho de Indio, más madriguera que vivienda de gente. No tiene los servicios higiénicos mínimos, apenas paredes de barro y techo de cañas.

El Autor conoce esta situación y le preocupa, no por Indio sino por su gente. Sabe que Indio ha sido empujado por la humillación y la desesperación contra la frontera de su paciencia.

Indio es un peligro potencial. (XVIII)

Más: es una bomba de tiempo: en un momento de furia quién sabe lo que ocurrirá. Pide que no olviden:

Indio y machete son uno. (XIX)

COMENTARIOS SOBRE LOS REFRANES REFERIDOS AL INDIO.

“Cuando el Indio caga y el chancho cuilla (gruñe), ya es de día” [aa]

Comentario:
El rancho del Indio, como el de cualquier campesino enmontañado carece de comodidades que inviten a perecear. Más bien lo expulsa.

“Cuando el Indio encanece, el blanco desaparece” [ab]

Comentario:
No es un refrán muy oportuno pues Indio no suele encanecer ni quedarse calvo. A la par de indicarnos uno de los caminos que utiliza Autor para construir su refranero: importara al pie de la letra refranes de otros refraneros; nos señala, también, el desconocimiento de Indio por parte de Autor. (xx)

Aparte de lo anterior, está clara la enseñanza del refrán: Cuando Indio es anciano, incapaz de trabajar, ya no le es útil al hacendado. Este lo bota.

Donde no haya indiada que pueda trabajar, no habrá blanco para habitar. (XXI) Ésta es mi propuesta de refrán sustituto del presentado

Técnica del colonizador: poner el pueblo de colonos junto a un pueblo ‘ab-origen’ para aprovechar su fuerza de trabajo: ‘naboríos’ o ‘laborios’ –barrio Laborío en León, Granada, Masaya-.

“Cuando el tecolote (mochuelo) canta, el Indio muere (Esto no es cierto, pero sucede)” [ac]

Comentario:
Fatalismo
Siempre tranquiliza la buena conciencia de Autor el pensar que la vida del Indio es tal como debe ser: es su destino. (XXII)

“El alba rayando y el Indio cagando” [ad]

Comentario:
Madrugador a la fuerza. No es agradable quedarse para ver el mísero desayuno –si lo hay- de la familia. Hay que salir pronto a ver qué puede hacer.

Un refrán universal que no se cumple: ‘al que madruga Dios le ayuda’

“El Indio come sin sabor, se casa sin amor y muere sin dolor” [ae]

Comentario:
Indio ha sido vaciado, carece de interioridad. A Indio se le ha arrebatado su corazón por lo que vive su vida mecánicamente, como autómata.

“El Indio, la culebra y el zanate, dice la ley que se mate” [af]

Comentario:
Es lo que debe ser, ya que –como el Autor nos enseña más adelante-: ‘solo es bueno el Indio muerto’ [bb] y ‘el Indio por mal quiere’. [ag]

Por ‘ley’ ha de matar al Indio, la ley lo dice. Al hacerlo está dentro de la legalidad, del buen orden instituido.

Consecuencia
Indio, no es persona sino alimaña, medido con el mismo rasero que culebra y zanate. Alimañas que, una arrastrándose arteramente mata al confiado caminante; el otro, volando, va de nido en nido alimentarse de los huevos de otros. A donde llega el zanate no hay pájaro que pueda vivir.

“El Indio por mal quiere” [ag]

Comentario:
Refrán que mantiene siempre viva la primitiva vision de Conquistador: ‘Indio poseído por el demonio’. Las religiones de los ‘ab - origen’ americanos son obra del demonio en la opinión de los primeros misioneros del Buen Chus

Para Autor, Indio es naturalmente malvado. (XXIII) Es, por lo tanto bueno y hasta un deber manifestarle todo desprecio, lo merece. Incluso hasta matarlo.

“El Indio se caga en lo más limpio” [ah]

Comentario:
El Autor añade un motivo más para el desprecio a Indio.

Indio, de natural malvado, es incapaz del menor sentido de la belleza, de la armonía (XXIV)

“El Indio y el alcaraván, apenas echan alas se van” [ai]

Comentario:
Para el Autor, Indio es fundamentalmente arisco, como el cusuco y el alcaraván. Señala él su desarraigo sin mencionar el ‘por qué’. No señala las causas que le obligan a dejar ‘su’ tierra.

Esta es la, o una, razón fundamental: no existe arraigo si no hay tierra, patria, cultura, lengua donde echar raíces. (XXV)

También, quizá, por enemigos que uno siempre se echa, o, a lo mejor, para huir de la guardia.

Consecuencias
Nada liga al Indio con la tierra que no es suya, solo lo retiene la violencia del patrón o del gobierno.

“El perro y el Indio, nunca se pierden” [aj]

Comentario:
Autor, comparando a Indio con el perro, enseña que ambos son merodeadores en la rebusca entre la basura. ¿Indio que estará buscando con tanto olisquear el ambiente?

“El que amenaza y no pega, tiene mucho de Indio” [ak]

Comentario:
Refrán universal de apoyo: ‘Mucho ruido y pocas nueces’.

El Autor nos está enseñando que si Indio tuviera ‘alma’, ésta estaría llena de rabia impotente. Rabia por su vida. Impotente por su historia. Íntima violencia que no encuentra salida sufriéndola su familia y sus iguales.

“El que anda con Indio, anda solo” [al]

Comentario:
Autor insiste de nuevo en su interioridad vacía.

Nada nos une con Indio

“Hasta donde se amarró el Indio el machete” [am]

Comentario:
No imagino qué pueda significar.

“Indio comido puesto al camino” [an]
“Indio sentado, espera bocado” [ao]

Uso:
se hace la broma cuando alguien se sienta a la mesa para comer con bastante antelación o deja la mesa apenas comido

Comentario:
Autor esta señalando la incapacidad del Indio para la vida en sociedad. (XXVI)

La comida como elemento de integración social no lo aprecia. La escasez de la comida de Indio y de su familia le hace que cuando ‘hay’ sea la tarea más importante y no las florituras que en torno a la comida construyen los que comen sin problemas

Consecuencia
Indio totalmente aislado (XXVI)

“Indio parado, está malhumorado” [ap]

Comentario:
El Autor nos da un indicio para estar alerta: a Indio se le acostumbra a representar sentado, recostado contra una pared, dormitando. Si está parado algo gravísimo le debe estar pasando. ¡Cuidado!

Indio, piche (armadillo) y alcaraván, no se crían porque se van [aq]

Comentario:
Insiste en el desarraigo del Indio.

‘Criar’ se entiende como ‘domar’, de domesticarlo. ¡Imposible

Indio que agarra rifle, no vuelve a agarrar machete [ar]

Comentario:
No es tonto Indio, no.
Al menos Autor le reconoce alguna prudencia.

Refrán importante como una de las síntesis de la historia de Indio

Indio que sale del grupo se malea [as]

Comentario:
El colono, para racionalizar la mano de obra, tiene que agrupar a los Indios en pueblos, barrios –naboríos- para controlarlo y aprovecharlo: en Nicaragua, Masaya junto a Monimbó, Granada junto a Jalteva, León junto a Sutiava –aún conserva el barrio de ‘Laborío’ (11)

Indio marginal será cimarrón > Cimarrón es peligro (XXVII)
Refrán también importante como otra de las síntesis de la historia de Indio

Indio que suspira no llega a su pueblo [at]

Comentario:
Autor, en otros refranes, le ha negado a Indio toda vida interior, pues es incapaz de imaginarse, si no, cómo es capaz Indio de sobrellevar su vida. Ahora le está dando un rayo de luz interior que le hace ver su situación, la de su familia, de su pueblo. A la vez que le enseña su radical impotencia. Ante esto no le queda más camino que tomar el camino.

Consecuencia:
No necesariamente tiene que ser un camino físico. Hay otros caminos. Por ejemplo el guaro.

Indio que toma guaro, mata con machete [au]

Comentario:
Autor se ha dado cuenta que el refugio de Indio de su alienación es el guaro –y el de peor calidad- que, entre otros factores, contribuye a la degeneración del ‘alma’ del Indio. (27)

Comentario
Por una parte el guaro es un medio de control de Indio, pero como contrapartida, lo enloquece transformándolo en un peligro. Un peligro que asume como accidente-.

A Autor no le preocupa que Indio tome guaro, tanto así que en ocasiones se lo regala. En cambio si le preocupa tenga rifle [ar].

La culpa no es del Indio, sino del que lo hace su compadre [av]

Comentario:
Es universalmente conocida la irresponsabilidad del Indio, por lo que la culpa ante cualquier error la tiene aquel que, en contra de la ‘sabiduría popular’, se ha atrevido a darle alguna responsabilidad. (28)

Consecuencia:
Autor está pidiendo a la sociedad que le cierre a Indio toda posibilidad de realizar tareas de responsabilidad, por ejemplo: presidir un gobierno. ¡Irresponsable el pueblo que lo elija!

Indio condenado de por siempre a nunca salir de su absoluta marginación (XXVIII)

Refrán importante para iluminar ciertos aspectos de la historia de Indio, de América, de su independencia

Machete caído, Indio muerto [ax]

Comentario:
Es propio del Indio y del campesino enmontañado, ir siempre con su machete. En el monte hay mucho sendero que abrir y mucho enemigo del que defenderse. (15)

Indio nunca camina sin machete.

Muchos son los Indios y pocos los tamales [ay]

Comentario:
La realidad; la comida aun para el nivel de subsistencia, es escasa en el rancho del Indio. (19)

No hay cosa peor que poner un Indio a comer en plato de china [az]

Comentario:
Refrán universal de apoyo: ‘No echen sus perlas a los chanchos’

El Indio como persona basta, bruta. Incapaz de la menor delicadeza. (17) (XXIX)

No hay cosa peor que poner un Indio a repartir chicha [ba]

Uso:
Se dice cuando a alguien se la alguna responsabilidad frente a sus iguales y la ejerce con gran prepotencia.

Comentario:
Otro refrán: “no hay mejor cuña que la del mismo palo”

El Indio como ‘alma’ pequeña y miserable que es, vierte su rencor, a poco que se le de un poco de Autoridad, sobre sus iguales, actuando con gran violencia, sin ningún respeto a sus iguales.

Conlleva un desprecio de los ‘Alcaldes de Vara’, indígenas que están al frente, como alcalde de un pueblo indígena. Un atentado contra esta institución, que continua la política de marginar a Indio.

Indio incapaz de ejercer la autoridad (XXX)

Refrán también importante para entender aspectos de los procesos de independencia.

No hay Indio bueno [bb]

Comentario:
Insiste en la maldad intrínseca del Indio. (22) (33)

Juicio propio de conquistador que necesitan demonizar al pueblo ‘ab-origen’ para justificar su depredación.

Uno de los refranes básicos para esbozar el rostro doliente de América

No me asustan los leones, contimás ratones ni Indios panzones [bc]

Comentario:
Desprecio al Indio.
Primero comparándolo con los ratones.
Segundo, por la imagen abulia que se desprende del panzón (30)

Consecuencia
Indio es una amenaza en potencia. ¡No temas. Indio es un ratón de papel! (XXXI)

Se le salió el Indio [bd]

Uso:
Se utiliza ante alguien que de repente estalla en un arrebato de violencia gestual y de palabra, pero no en los hechos

Comentario:
Un ‘alma’ en tensión que en un momento estalla, pero que se queda en puro ruido. (25)

Es decir:
Indio en permanente tensión interna, que puede estallar en cualquier momento (XXXII)

Noten que en otros refranes Autor le ha negado a Indio su interioridad, pero se la reconoce aquí y en otros refranes, tanta es la preocupación por el peligro potencial que representa Indio se olvida de ser coherente

Todo Indio para haragán [be]

Comentario:
Es lo que se dice, se piensa, y a veces parece opinión común, que el Indio es eso, haragán. (30)

Racionalización justificadora de la explotación a la que se le somete y de su situación miserable.

En contraste de otros refranes que habla de la fuerza de trabajo que es Indio. Por emplo el que habla de las canas de Indio, que no las tienes.

Un Indio menos, un plátano más [bf]

Uso:
Se dice cuando alguien deja al grupo por enfado o por cualquier contradicción y no importa que se vaya.

Comentario:
Además de lo anterior. La escasez de la comida hace alegre el que alguien se vaya. Un empujón más para el desarraigo del Indio, siempre empujado a marcharse (24), (26), (29), (31),

PARA EMPEZAR A DESVELAR LO QUE VELA EL VELO:

Examinando el velo, encuentro los siguientes rasgos

a. La ‘gente baja’ no es problema para Autor (I)
b. Autor invisibiliza a la ‘genta baja’ (II)
c. Solo Indio merece la atención de autor (III)
d. Se puede afirmar que Indio sí es problema para Autor (IV)
e. ¡América: tu nombre es conflicto, contradicción! (V)
f. Esta contradicción se injerta, a partir del mismo inicio de la conquista, en lo más profundo del alma americana (VI)
g. Indio es el único que le interesa dedicarle algunas gotas de su sabiduría. (VII)
h. La imagen que Autor tiene de su mundo –en el que también está Indio- es negativa (VIII)
i. Entre estas gotas de sabiduría está la presentación del mundo de Indio, lo hace con tintas doblemente negativas (IX)
j. Autor no le reconoce la capacidad de toma plantearse disyuntivas, (x)
k. Dios no es palabra del refranero Indio. [13] (XI)
l. Mejor: la ley en contra de Indio. (14) (XII)
m. Autor es hombre, varón, macho –se reconoce una imagen de América- (XIII)
n. Por lo mismo, por hombre, por varón y por macho, sí le es problema el varón Indio. (XIV)
o. Para el Autor el comer es un problema en su mundo. (XV) (09)
p. Más problema para Autor es el machete de Indio, que su comida. (08) (XVI)
q. Indio no necesita saber. ¿pa’qué? (XVII)
r. Indio es un peligro potencial. (XVIII)
s. Indio y machete son uno. (XIX)
t. Desconocimiento de Indio por parte de Autor. (xx)
u. Donde no haya indiada que pueda trabajar, no habrá blanco para habitar. (XXI)
v. la vida del Indio es tal como debe ser: es su destino. (XXII)
w. Para Autor, Indio es naturalmente malvado. (XXIII)
x. El Indio como persona basta, bruta. incapaz de la menor delicadeza. (17) (XXIX)
y. Indio incapaz de ejercer la autoridad (XXX)
z. ¡No fear. Indio es un ratón de papel! (XXXI)
aa. Indio en permanente tensión interna, que puede estallar en cualquier momento (XXXII)

En el refranero nos damos cuenta, además que es lógico, que solo escuchamos a Autor. ¡No oímos a Indio! ¡No hemos escuchado nunca a Indio! Aunque no esté escrito; aunque por esto, por no escrito, el refranero nos grita: Indio, de por sí, o por distintas circunstancias, es, o está, mudo. Hay que añadir estos rasgos:

bb. Indio es, o está, mudo. A Autor se la ha dado la palabra. Le ha sido arrebatada. (XXXIII)
cc. Si queremos ser justos tenemos que devolverle la palabra, o escuchar su susurro. (XXXIV)

Nota: hay unos documentos que presentan la versión de los indígenas, pero muy escasos y de poca circulación

Después de haber leído y releído el refranero, meditar lo metidado, reflexionar lo reflexionado, pensar lo pensando, sentir lo sentido, doler lo dolido, escrito lo escrito sentir con mal sabor de boca, mi dolor y vergüenza, no puedo dejar de escribir también, la conclusión a la que he llegado: uno de los rasgos fundamentales del rostro de América es el odio.

Es un odio de difícil solución pues no es un odio social, ni económico, ni étnico, ni político, -aunqe en estos campos hay motivos suficientes para continuar profundizándolo, sosteniérndolo a flor de piel-. Es un odio situado en lo más profundo del ser de América. Un sintoma de esta profundidad es el problema de las dos patronas: es colocar un ‘conflicto de aceptaciones’ por simetría en lo más alto. Una de las patronas es la Virgen de la ALTA Gracia-.

Por lo que hay que escribir que un rasgo fundamental del rosro de América es:

Autor odia a Indio. Indio odia a Autor

Autor odia a Indio: le niega su condición humana, lo explota y teme al odio de Indio; cerrando así el círculo que volverá a circular manteniendo vivo el odio mútuo

A. Autor le niega su condición humana:
.Parte de un desconocimiento de Indio y por todo el resto de refranes no quiere hacer nada para conocerlo (XX).
.Indio no merece la palabra ‘Dios’ [13] (XI)
.Habla de su naturaleza malvada (XXIII) [ag] [bb];
.Le niega toda vida interior [ae] [al];
.De corazón cobarde –si acaso lo tiene- [ak];
.Sin la más mínima finura de espíritu. Incapaz de toda delicadeza (17) (XXIX);
.Incapaz de todo proceso de aprendizaje [aq] (XVII),
.Incapaz de vivir en comunidad humana [an] [ao];
.comparado constantemente con animales, mejor con alimañas, [af] [aj];
.el matar a Indio es un acto bueno [af];
.Incapaz de toda responsabilidad [ba] [av]

B. Autor explota a indio:
De acuerdo a su plan de anular a Indio le conviene propagar por ahí la idea de Indio perezoso. Imagen clásica en cierto cine. Pero los hechos: el trabajo esclavo, las encomiendas, los naboríos, la boríos- desmienten a Autor:

Acusa a Indio de perezoso [be]
.Sin embargo lo presenta como madrugador [aa] [ad]
.Reconocido como fuerza de trabajo [ab] tanto que Autor colocaba su pueblo al lado de un pueblo de Indio [ab]

C. Autor teme a Indio
Autor, moderno juez parabólico, ni teme a Dios ni a los hombres, no teme la ley –él es su dios y ley-, sí teme a Indio. Le ha negado a Indio toda posibilidad de vida interior, ahora se la reconoce pero para llenarla de sentimientos de venganza, de odio. Autor no se pregunta si debe cambiar algo, ni se le ocurre que pueda existir tal pregunta, pues esto es así porque sí, porque así es [ac]

.Sabe que Indio está cargado de tensión, violencia, odio pero es por su mala naturaleza [ac]
.En cualquier momento estallará, es un peligro potencial
.El guaro lo vuelve peligroso
.Machete [08] es la palabra más veces usada en los refranes de Indio, mientras que aparece una sola vez en los refranes sin indio.
.Machete es la posesión más valiosa de Indio, tanto anuncia la muerte de Indio [ax]
.Pero aun más precioso que el machdete es el rifle. [ar]
.Pero aunque se de el enfrentamiento, lo vencerá. Autor se siente muy superior a Indio al que desprecia [bc]

Pero …
¿Hay motivos para este odio?

Así, al pronto se me ocurre:

Indio sin palabra

Desde el primer encuentro a Indio le hemos arrebatado la palabra. Autor no entiende a Indio: solo puede entenderlo a través de terceros. Autor e Indio nunca se han entendido cara a cara: su lengua es distinta. Esto que era al principio un hecho se ha ido interiorizando, reforzado por acontecimientos posteriores, tanto que ya ha llegado a ser un elemento del Rostro de la América: Indio y Autor nunca harán juntos el mismo camino.

Por arrebatarle la palabra solo conocemos una parte de la historia. Esto ya supone una grave marginación porque Indio no puede presentar su verdad; solo queda la visión de Autor, su enemigo. Es la que hemos recibido de este proceso; de la cual solo puede esperar ser denigrado o a lo sumo ser tratado con un ofensivo paternalismo.

Incomprensión

Los primeros misioneros cristianos llegados al Nuevo Mundo acudieron a este encuentro con el, para ellos, Nuevo Mundo con categorías del Mundo Viejo y propias de un momento en que éste pasaba por un proceso sumamente traumático, culminando en guerras sin cuartel, matanzas en las que supuestamente unos y otros daba gloria a Dios ¡Al Dios que el Buen Chus nos mostró amandonos y que nos enseñó a amarle! Es un momento en que las opiniones de unos y otros se extreman hasta límites tan irracionales que, aun fundándose teóricamente en la Palabra del Buen Chus, se vuelven extraordinariamente violentas

Europa va al encuentro con el Nuevo Mundo desde la irracionalidad

Los misioneros vinieron con lo puesto: hábitos de vestir, hábitos de pensar sumamente rígidos, junto con maneras de ser personales –no puede ser de otro modo-, con el ánimo no dispuesto para la comprensión y acogida de nuevas formas de ver el mundo, fuertemente tensionos a causa de estos tiempos tan duros que corren por el Viejo Mundo.

Con esta posición previa acudieron al encuentro con el Nuevo Mundo que resultó ser un desencuentro total. No podía ser de otra forma. Como fruto de este desencuentro decidieron que el Nuevo Mundo era propiedad de Satanás, que la religión de Indio es un religión diabólica, que Indio, su persona, su familia, su vida, su historia, es posesión diabólica.

Este pensar, que será el hegemónico, en sí ya basta para crear una barrera infranqueable entre Indio y Autor.

Autor juzga de Indio y de su cultura poseídos por el demonio.

Indio piensa lo mismo de español.

Dos cosas tengo que decir antes de seguir: Una. Si a Indio se le ha robado la palabra cómo es que puedo conocer su pensamiento, sus sentimientos más íntimos. Cómo podemos comunicarnos con su silencio. Hay unos pocos escritos que muestran la visión de Indio sobre el ‘encuentro’ pero son eso, muy escasos y de muy escasa difusión, tanto que podemos considerar que no hay textos escritos, pero sí está su vida, que es la mejor palabra que todos tenemos. Voy a escuchar a Indio en su vida.

La otra: Aquí estamos en el siglo XVI; español no significa lo que significará en siglo XXI-. En 5 siglos las palabras suelen cambiar de sentido, por lo que aquí, siglo XVI, entiendo como Español a todo aquel que desembarca de esos enormes cayucos que vienen por donde se fue Quetzalcoatl, el dios barbado, civilizador.

Indio está espantado al ver a Español. Indio ve a los guerreros chorotegas llevando sobre su cabeza y hombros las señas de su identidad: Los escultores de Zapatera los representan cobijados bajo su animal totémico que los identifica no solo en cuanto clan familiar, su tribu; también da a conocer cuál es el espíritu que anima al guerrero.

Indio se espanta al ver al guerrero español, no por los caballos y demás armas que usa, que sorprendiéndolo en un principio, pronto las asimila. Se espanta al advertir sobre él la sombra Mictecacihuatl, el señor de los muertos. Les llena de espanto que Español sea de la tribu de la muerte, que su espíritu sea muerte.

Donde está Español, allí está la muerte

Indio experimenta en sus mismísimas carnes que la cercanía de Español es peligrosa: ha sido pisoteado por los caballos, comido por los perros, atravesadas sus carnes por el acero, por los truenos de esos tubos que carga Español. Pero lo que más le sorprende es que Español, sin hacer nada, de pronto, en el pueblo donde está, Indio empieza a morir. Español trae la muerte. También el fraile trae la muerte. El espíritu de Español, incluido el fraile –es difícil la conversión de Indio-, es maligno. Indio no sabe -siglo XVI- de enfermedades transmisibles, ni de inmunidades, ni vacunas.

Sólo sabe que:
Donde está Español, está la muerte.
Posible refrán para el refranero de Indio

En este encontronazo de culturas, Indio y Español, que son los protagonistas, acuden pensándose mutuamente como encarnación del mal.

Con esta realidad el fruto del encontronazo no es un fruto sano.

No hay arbol bueno que de frutos malos.
No hay arbol malo que de frutos buenos.

La América está enferma.
Profundamente enferma.
Su alma está amasada por un profundo desprecio mutuo.

Ninguna Verónica podrá limpiar su rostro. La herida es sumamente profunda.

Esto desde el mismo momento en que empezó a ser América.

¡Dios! Me estoy deprimiendo.

Sigo

Autor no resiste ver a Indio, solo verlo le da nauseas.

Pues es que resulta que Indio es vasallo del lejano rey. Y los vasallos del rey –por estos días Isabel/Fernando, Carlos I, Felipe II- no pueden ser esclavizados. Así lo manda la ley. Esto no es por el buen corazón de la Reina Isabel que carga sobre su corazón el dolor de Indio; no fue un impulso de orden humanitario. Fue un problema político con graves repercusiones económicas para Español y Autor, y, de rebote, grave repercusión humanitaria para Indio y África.

Para que América rindiera beneficios a Español hubo que organizar el comercio de traer esclavos desde África. Resultó ser un comercio muy lucrativo. ¡Pobre África!

Que Indio sea vasallo y no esclavo es importante para el tema del refranero.

Y para la historia de América, aunque solo sea para nombrar una etapa de ella: la conquista, que no es tal pues de haber habido una conquista, Indio sería esclavo, pero es vasallo. Un principio europeo de la guerra justa es que sólo en ella se puede masacrar o vender como esclavo al vencido.

Además los teólogos de Salamanca le dijeron a Rey que no tenía ningún derecho a conquistar las América. Sus gentes no le habían hecho nada.

¿Qué fue entonces?

Dn. Quijote nos lo ejemplifica cuando se echa al camino para restaurar la edad dorada de cuando habían caballeros andantes en busca de injusticias que corregir, pobres y hermosas doncellas que defender y verdades que demostrar con las armas. Dn. Quijote, aparte de hacer justicia, defender a doncellas y pobres, exigía a los caballeros que iba encontrando y sin que venga a cuento que reconocieran que su amada Dulcinea era la mujer más bella que cualquiera de las respectivas que caballero andante tuvo, tiene o tendrá. Esta ‘verdad’ la defendería con las armas en las manos. Si el oponente estaba de acuerdo, ahí terminaba todo. Si no, pelea.

De modo análogo lo que ocurrió en América sería una misión político – religiosa armada. Está claro que pretendo hacer una caricatura, y no una burla, ni siquiera una broma. Fuera o no fuera conquista, sí fue una gran tragedia que merece un trato sumamente respetuoso. La caricatura solo pretende aclarar mi idea de lo que fue la llamada ‘conquista’: un supuesto ‘Quijote’ desembarca y va pidiendo a toda gente y pueblo que encuentra que adore al verdadero Dios ¿o dios? Y que acepte al rey de España como su soberano. Los que aceptaban entraban ya en el fuero de los vasallos del rey. Los que no, se les hacía la guerra sin cuartel: masacres y esclavización. Aparte de la habilidad política de Español para aprovechar los conflictos internos del pueblo a al que se enfrentan.

Lo que vino en llamarse conquista, no lo fue.

Si hubiera sido conquista, Indio sería esclavo, en cambio no lo es porque es vasallo del rey. ¡Para lo que importa!, piensa Indio

Pero entre vasallo del Rey y esclavo hay una diferencia fundamental –en la teoría-.

El vasallo del Rey es libre, su lealtad solo al rey, tal como nos enseñan Lope de Vega, Calderón de la Barca. -Ambos contemporáneos del momento del encuentro-. El esclavo en cambio, propiedad de su amo, no tiene opción, ni siquiera se le puede aplicar la palabra lealtad.

Indio es vasallo del Rey, por lo que no puede ser esclavo. Es decir: no fue conquistado, fue convencido

Indio ha decidido dar su lealtad al soberano, no al militar que tiene enfrente.

Al ser vasallo del Rey es un peón en América del juego de ajedrez que en Europa se está jugando: el Rey versus Señores feudales.

Español que desembarca en América trae entre su bagaje cultural la toma de posición frente a este programa político: Monarca – estado unitario – o feudalismo –estado disgregado-. De acuerdo a esta decisión política previa organiza su forma de estar en América y traslada así el conflicto entre los partidarios de ambas formas de estado, entre los que han decidido que son enviados por el rey –el estado central-, para extender su dominio sobre tierras y personas, y los que quieren conquistar un pedazo de América con su gente y riquezas y allí ser amo y señor de la tierra y de sus gentes. ¡por eso se lo ha ganado en buena lid! Fue el primer conflicto ‘criollo’ grave entre los realengos y feudatarios. Tres siglos más tarde se reprodujo este conflicto en las llamadas ‘Guerras de la Independencia’. En este conflicto ganaron los independistas. En aquel primero, los centralistas.

La independencia de las naciones americanas es un proceso que empieza desde el mismo momento en que Colón puso el pie en América.

Al ganar los realengos toda la tierra con sus riquezas pasa a ser propiedad del rey –del estado unitario- e Indio pasa a ser vasallo del Rey.

Vasallo del rey, no vasallo del señor de la guerra que tiene delante.

El señor de la guerra, el señor de la plata, Español que vagabundea por allí, quiere enriquecerse rápido. La mejor forma de hacerlo era exprimir la fuerza de trabajo de Indio. Les irritaba la intervención del estado centralista: ‘son mis vasallos, no tuyos’.

Español quiere enriquecerse y maquina la forma de vencer la intervención del rey: organizando el comercio de esclavos procedentes de África. Mientras tanto, vistiéndose con la piel de oveja, le dicen al rey: ‘Majestad, encomiéndenos a Indio, nosotros le educamos en la fe católica y, a cambio, Indio trabaja –en un trabajo digno- para nosotros.

Hubo abusos. Intervino la autoridad real para corregirlo. Español harto de tanta molestia real, apenas pudo disponer de un flujo constante de esclavos procedentes de África, arrinconó a Indio, dejó de tenerlo en cuenta, lo borró de su mente y de su vista.

Español/Autor, a la simple vista física de Indio, se le revuelve el estómago. Verlo le recuerda su derrota frente al rey, el intervencionismo real, lo perjudicial que era para sus negocios. Toda su impotencia, la derramaba sobre Indio. ¡Sueña con el día que libre de ese gobierno lejano y escondido detrás de la Mar Oceana podrá gobernarse a si mismo!

El tiempo se echa encima dejándome sin minutos y, por lo mismo, quitándome el poder revisar dos momentos más de la historia de América: la colonia y la Independencia.

En la colonia pensaba revisar los levantamientos armados de Indio a lo largo de toda esta época. Como es de esperar este capítulo no iba a mejorarme el sabor de boca. Ni la siguiente: el proceso de independencia, que se hizo también contra Indio y contra todas las ‘gentes bajas’: Ésta, entre otras más cosas, también fue un impedir convertirse en revolución, a ejemplo e imagen de Haití.

Pobrecillo Haiti, el más pequeño de entre los países más pobres ¡Qué cara te estamos cobrando tu independencia!

A los esclavos, pobres, miserables; a los más pequeños de la tierra no les permitimos que se liberen.

Que los esclavos se liberen y creen un estado no solo es una revolución socio-económica-política, es una revolución copernicana que exige un cambio radical de mente.

Que los más pequeños posean la tierra es poner las cosas al revés ¿… o, será al derecho?

Pobrecilla mi América ¡tan linda y tan dolorosa!. Dolorosa por el dolor de la mal querida, de la mal concebida, de la mal parida, de la mal educada, de la mal preñada.

No hay Verónica que le limpie el barro del polvo del camino amasado con las lágrimas del dolor, de la humillación y de la vergüenza.

No hay Verónica porque quién se le acerca es el Buen Chus con palabras de esperanza: “Por caminos de justicia vengan a mi todos los que están cansados y agobiados que yo los aliviare. Pronto se les encomendará el cuidado de toda lo creado”

Al buscar las alforjas de Calasanz para encontrar una palabra que nos ayude a entender el corazón humano y entender su Historia, encontré junto a ella otras alforjas. Son las alforjas escolapias. Curioseando entre ellas encontré una con la tarjeta ‘P. Pedro Casani’, me llamó la atención pues el P. Casani es compañero de Calasanz desde el momento de la creación de la Orden de las Escuelas Pías. Rebuscando encontré una nota en que el P. Casani nos recuerda el amor con que Dios creó nuestro mundo, y que aquí copio:

“Considera que por puro amor creó Dios esta gran máquina del mundo con tantas y tan admirables criaturas, y que para demostrar cuánto amaba al hombre, para obligarle a amar a Su Majestad, le hizo don de todo ello, constituyéndolo dueño de todo, como dice David: «todo lo pusiste bajo sus pies» (Sal.8,7).”

Gracias por la paciencia
Manolo



Leave a Reply

Comment

Índice Documental Mensual

PERALTA - Jul 8, 2011 10:22 - 0 Comments

PERALTA

More In Noticias


PERALTA - Jul 8, 2011 10:22 - 0 Comments

PERALTA

More In Noticias


PERALTA - Jul 8, 2011 10:22 - 0 Comments

PERALTA

More In Noticias