Escritos de S. José Calasanz - Written by Archivo Calasanz on Viernes, Febrero 28, 2014 10:31 - 0 Comments

Carta 116 (P 606) de Calasanz al P. SANTIAGO GRAZIANI

Nápoles 10 de abril de 1627

Al P. SANTIAGO GRAZIANI [1] Roma.

En cuanto al manteo de Segismundo le puede decir que el P. Melchor [2], su maestro, en cuanto llegó de Mesina lo vendió y dio el precio por amor de Dios, diciendo que habiéndose llevado el hábito de la Religión, que estaba como nuevo, él quería repartir también a los pobres su vestido. Como ahora no hay ni tampoco tenemos nada a propósito que poderle dar, procure ser buen siervo de Dios que El le proveerá de todo cuanto necesite.

En cuanto al asunto de Santi Orlando [3] espero estar ahí en seguida; pero si no pueden entretenerlo hasta que yo vuelva, aprobaré lo que haga V. R. En cuanto a los libros, me disgusta que los hayamos pagado a la cofradía por más de lo que valen. Yo me contentaba con que me diesen por la parte nuestra ocho escudos y se quedase con todos la cofradía. Pero ellos se las han arreglado para que nos los quedemos nosotros y les demos doce escudos por su parte. Creo que ha sido un acuerdo del P. Esteban [4], que nos arruinó gran

parte de este legado por no saber hablar o, mejor dicho, por hablar demasiado sin necesidad.

En cuanto a los jóvenes de Narni creo que no se hará nada más; porque los hay aquí mucho más inteligentes y de mueho mejores costumbres que nos piden el hábito, y que por no haber llegado todavía el P. Pedro [5] no los visto. Hace ya quince días que no me escribe, por lo que creo estará de camino. Cuando llegue, me marcho en seguida, Dios mediante.

En cuanto a la casa de Nursia es preciso que tengamos paciencia hasta que tengamos personal para cambiar. Cuando buenamente se pueda dar satisfacción a los de Narni acerca del grabador, hágase. En cuanto al depósito de la sepultura en las Llagas, [6] manténgase «in dictis», porque no está bien que en su iglesia se haga a expensas nuestras un túmulo tan grande. Que hagan ellos cosas grandes de lo suyo, y nosotros, a quienes no nos queda nada, una vez pagadas las deudas, contribuiremos con lo poco que podamos.

Finalmente, en cuanto a montar un estudio para los nuestros tengo muchísimas ganas y estoy resuelto, si vienen los de Mesina, a ponerlos a estudiar junto con otros, a fin de que dentro de dos años tengamos algunos elementos preparados, porque ahora estamos en extrema necesidad. Este asunto es principal y muy importante para nuestro fnstituto. [7] Trataremos de él de palabra lo antes posible cuando haya llegado ahí con la ayuda del Señor.

El nos bendiga siempre.

Nápoles, 10 de abril de 1627.

NOTAS

1. Santiago de San Pablo, en el siglo Santiago Graziani, de Sessuolo, diócesis de Módena. A los 48 años y siendo ya sacerdote vistió el hábito calasancio en Roma el 28 de octubre de 1619. Emitió sus votos simples también en Roma eI 27 de junio de 1621, y los solemnes en Narni el 21 de abril de 1624.En enero de 1621, junto con el P. Ottonelli, fue enviado por Calasanz a Fanano para comenzar las Escuelas. Superior de Fanano de 1624 a 1626. Encontrándose grave el Fundador, lo llama a Roma para que haga de Vicario General. En octubre de 1626 llega a Roma y lo hace Rector de San Pantaleón. El 10 de marzo de 1627 es nombrado Provincial de la Romana. El 12 de enero de 1632 es designado por el Papa Urbano VIII Asistente General junto con los padres Pedro Casani, Francisco Castelli y Juan García. En 1633 se ocupa, aunque está enfermo, de los novicios de Roma. En noviembre va a Nápoles como Visitador General. Muere allí el 2 de octubre de 1634 (cf. ES, 1281-1).

2. Melchor de Todos los Santos, en el siglo Melchor Alacchi, que nació en Naro (Sicilia) en 1591. Ya de niño se mostró fervoroso y hábil pata el estudio, por lo que su padre le permitió tomar el hábito clerical y recibir las cuatro órdenes menores. Pero no quiso que fuera más adelante y por ello le mandó a estudiar derecho a Catania y allí el 11 de febrero de 1611 sin cumplir aún los 26 años fue declarado doctor. Movido por el deseo de ser sacerdote fue a Roma a finales de 1620 o comienzos de 1621. En la ciudad eterna conoció las Escuelas Pías cuyo hábito vistió el 1 de mayo de 1621. Emitió los votos simples el 14 de julio de 1622 y poco después fue ordenado sacerdote. Los votos solemnes los emitió el 13 de abril de 1624. Entre los años 1623-1625 lo encontramos en Roma maestro de novicios, llevándolos con gran celo y austeridad. Pero ya desde estos años comienza a mostrar ciertas rarezas, sea con los novicios como con los superiores. En octubre de 1625 es enviado a Sicilia con la facultad de abrir nuevas casas y de vestir novicios (cf. ES, II, 8-1).// Melchor de Todos los Santos, en el siglo Melchor Alacchi, Enviado por Calasanz a Sicilia se pone en camino con el P. Ansaldo Lenzi de la Visitación y diez novicios; es recibido amigablemente en Nápoles por el Matqués de Belmonte, D. Carlos Tapia. Ambos piensan en introducir las Escuelas Pías en Nápoles, pero tienen que dejarlo debido a la oposición manifiesta del Cardenal Decio Carafa, Arzobispo de aquella ciudad. Se pone en camino hacia Messina e, impedido de llegar a Palermo por la peste que hay, trata de fundar en Messina una casa en contra de la oposición de los Jesultas y Mendicantes; tiene que desistir de su empresa y dejando en casa de D. Andrés Patti al P. Ansaldo de la Visitación y a siete novicios, vuelve con los tres restantes a Nápoles (cf. ES, II,8-1) // Muerto el Cardenal Carafa el 23 de enero de 1626, de nuevo el P. Alacchi y D. Carlos Tapia tratan de introducir las Escuelas Pfas en Nápoles. El 24 de febrero de 1626 deja Nápoles y vuelve a Roma. Poco después Calasanz envía al P. Casani a Palermo para concluir el asunto de la fundación. El 2 de mayo de 1626 Calasanz le nombra Visitador de las casas de Nursia y Moricone. Visitando ésta último enferma y es trasladado a San Pantaleón donde está a punto de morir. Salido del peligro y repuesta su salud, vuelve sobte el asunto de la fundación de Nápoles y escibe a D. Carlos Tapia quien le contesta prometiéndole su ayuda. Sólo entonces vuelve a Moricone. Terminada la visita de las tres casas el 18 de octubre de 1626 se pone en camino para Nápoles a donde llega el día 20 también había ido allí, aunque por otro camino, el Fundador. Los dos y algunos otros religiosos trabajan por la erección de la primera casa en el barrio de la Duchesca. Lo que se consigue finalmente el 4 de noviembre. El 24 de eneto de 1637 es enviado a Cárcare a donde llega a finales de febrero. Realiza la misión encomendada aunque no a gusto de todos. Sobre todo el provincial, P. Francisco Castelli, le acusa ante Calasanz y tiene que volver a Roma. El 24 de julio de 1627 el Fundador le permite peregrinar a Compostela y otros lugares santos. El P. Alacchi cae enfermo y debido a esto y otras circunstancias se demora en el viaje; avisado Calasanz le conmina con graves penas a que prosiga el viaje. Después de muchas peripecias a finales de 1628 y principios de 1629 llega a Cáller. No pudiendo fundar una casa allí a pesar de la petición del mismo Virrey, sale para Sicilia y de allí para Nápoles donde es recibido por el P. Pedro Casani, provincial napolitano. En esta ciudad vienen las desaveniencias con el provincial y reprendido por Calasanz se decide a visitar Jerusalén. Y así, obtenido el permiso, el 9 de enero de 1630 junto con un novicio comienza la peregrinación. Va a Moricone, luego a Ancona y mientras espera la nave para trasladarse a Venecia trata de fundar una casa. Llega a Venecia y siendo imposible el paso hacia Tierra Santa trabaja por inroducir en esta ciudad las Escuelas Pías. Permanece allí tres años sin conseguir su intento en parte por su propia imprudencia. Así el 1 de mayo de 1631 tiene que dejar Venecia (cf. ES, II, 8-1).

3. Cf. c.72. ¿?

4. Esteban Cherubini, Superior de la Casa de Narni. Habla cometido algunas imprudencias en la administración de los bienes y legados de la fundación (cf. c. 79, nota 1).// Esteban Cherubini de los Angeles. Nacido en Roma, hijo de D. Laercio Cherubini (cf. c. 9, nota 2). Vistió la sotana escolapia en Roma (19 de noviembre de 1617) y allí profesó también el 30 de noviembre de 1619. Pronunció los votos solemnes el 9 de abril de 1624 en Roma. Ordenado sacerdote (11 de abril de 1626), fue destinado a Narni, donde desempeñó airosamente el cargo de Superior hasta el mes de octubre de 1627. Durante su mandato en Narni se relajó, sin embargo, un tanto la observancia religiosa. Calasanz comenzó desde muy pronto a servirse de él para cargos y asuntos delicados: primero como Superior (Nami, Nápoles), después como Visitador General y Administrador de los bienes del Colegio Nazareno; finalmente desempeñó el cargo de Procurador General. Se han conservado la mayor parte de las cartas que le escribió Calasanz, las cuales son muy importantes para la historia de la Orden. Al final de su vida fue uno de los opositores más radicalizados de Calasanz y uno de los principales protagonistas y causantes de los desórdenes y contrariedades que sufrió la Orden en años 1642-1646. Murió en el Colegio Nazareno el 9 de enero de 1648 a la edad de 48 años, después de haberse reconciliado con el Fundador. Cherubini fue un hombre ambicioso, poco amante de la observancia religiosa; estuvo muy bien relacionado y considerado por personas influyentes de la Iglesia-jerarquía y del laicado. Envanecido por el prestigio social de su familia, de donde quizás venía su ambición, no adoptó una postura de colaboración sincera con el Fundador, sobre todo cuando éste tuvo que llamarle la atención sobre sus defectos, equivocaciones y pecados. Tampoco fue flexible a la hora de comprender los múltiples defectos estructurales, personales y jurídicos de la incipiente Orden. En esta situación ambigua, prefirió obrar por su cuenta con gran perjuicio para la Orden y para su persona (cf. ES, II, pp.629-633; P.504, nota).

5. Pedro Casani de la Natividad de la B. V. M., nació en Lucca el año 1570. En su ciudad natal hizo los estudios primarios, trasladándose después a la Universidad de Pisa para cursar estudios de filosofía y medicina. En abril de 1594 ingresó en la Con¬gregación Luquesa de la Madre de Dios y después del noviciado estudió teología en Roma, con los jesuitas. Recibió la ordenación sacerdotal el año 1600. En los años 1613-1614, junto con el Cardenal Giustiniani y Calasanz, fue el principal promotor de la unión de las Escuelas Pías con la Luquesa; y en los años 1616-1617, al frustrarse dicha unión, intervino asimismo con Calasanz en la erección de la Congregación Paulina de los Pobres de la Madre de Dios, habiendo sido el primero, después de Calasanz, en vestir el hábito, el 25 de marzo de 1617. Nombrado maestro de novicios, tuvo a su cuidado al V. Glicerio Landriani. Profesó dos veces de votos simples, a saber, el 20 de abril de 1617 en Frascati y el 1 de abril de 1619 en Narni, y asimismo otras dos veces emitió los votos solemnes, el 20 de abril de 1622 en el oratorio del Cardenal Tonti y el 7 de mayo del mismo año, junto con Calasanz, en el oratorio de nuestro Noviciado, a fin de que no quedase duda acerca de la validez de la profesión. El 28 de abril de 1622 fue nombrado Asistente General por Gregorio XV. En octubre de 1618 es enviado a Narni como Superior de la nueva fundación. Más tarde lo en¬contramos de nuevo en Roma. A principios de 1622 reside en la casa recién fundada de Nursia, pero el mismo año es nombrado Visitador General. Todavía en el mismo año funda las Escuelas Pías de Savona, y el año siguiente abre allí el Noviciado. Se forma entonces la provincia de Liguria a base de las tres casas existentes (Careare, Genova y Savona), y el 10 de julio de 1623 Calasanz nombra Provincial al P. Casani. Este celebra Capítulo Provincial, el primero de nuestra historia (octubre de 1623), y el año siguiente traslada el Noviciado a Genova. En septiembre de 1625 se dirige a Roma para ganar el jubileo del Año Santo, y se queda de nuevo como maestro de novicios, ocupando el puesto del P. Alacchi, que ha partido para nuevas fundaciones. El año 1626 debía haberse dirigido el P. Casani a la fundación de Viena; pero al tener que abandonarse por entonces el proyecto, Calasanz lo envía a Messina, a re¬solver los problemas de aquella fundación, comenzada por el P. Alacchi. Habiendo fracasado en su intento, regresa en abril de 1627 a Nápoles, donde Calasanz, que se encontraba entonces en la ciudad del Vesubio, le encarga el gobierno y consolidación de dicha fundación. En octubre de 1627 vuelve a Roma para asistir a la primera Congregación General de la Orden. Al terminar el Capítulo vuelve a Nápoles y go¬bierna con prudencia y acierto la provincia durante los años 1627-1631. De nuevo encontramos al P. Casani en Roma en octubre de 1631, para asistir a la reunión que se celebró en lugar del Capítulo General, que había de tenerse por haber transcurrido los nueve años para los que fueron elegidos Calasanz y sus Asistentes, capítulo que no pudo celebrarse por el peligro de peste. El P. Casani influyó en este «Capítulo» para que Calasanz fuera nombrado General vitalicio. Acabada la reunión hubo de continuar en Roma como Asistente y recibió de nuevo el cargo de maestro de novicios. A finales de 1632 se dirige a Nápoles para arreglar la situación de la provincia. El año 1633 comienza la revisión y acomodación de la Gramática de Scioppio. En abril de 1634 Calasanz le envía a Florencia y Genova, para restablecer la observancia re¬gular en aquellas casas. Su participación en el Capítulo General, celebrado en octubre de 1637, tuvo escaso relieve. Con ocasión del viaje que debía realizar a Moravia el P. Onofre Conti, nuevo Provincial, Calasanz nombra al P. Casani Comisario General para esta provincia, el 10 de abril de 1638. La estancia del P. Casani en Moravia fue altamente positiva en todos los órdenes, si se exceptúa tal vez su repugnancia en afrontar los problemas de gobierno, hasta el punto de no querer asistir al Capítulo de 1640 y de rehusar el cargo de Vicario General de la Orden, que le ofreció Calasanz. El año 1641 hubo de volver a Roma para asistir al Capítulo General, en el que tam¬poco desempeñó un papel importante; cinco meses más tarde llegó incluso a renunciar a su cargo de Asistente General, aunque no le fue aceptada la renuncia. En los difí-ciles años que siguieron, el P. Casani sobrellevó, al lado de Calasanz, el terrible calvario que hubo que recorrer la Orden; con el Santo, fue conducido al Santo Oficio (agosto de 1642), tuvo que sufrir, durante el trienio 1643-1646, las incomodidades y humilla¬ciones de la Visita Apostólica y la deposición definitiva de su cargo. Habiendo sopor¬tado con paciencia y fortaleza heroicas tantas pruebas y habiendo luchado por la Orden después de la reducción inocenciana, murió el 17 de octubre de 1647, a la edad de 77 años, con fama de santidad. Su proceso de beatificación fue incoado a princi¬pios de este siglo y promovido con eficacia durante el generalato del P. Tomás Viñas (cf. ES, I, 118-1).

6. Se refiere a la iglesia en que radicaba la Cofradía de las Llagas de S. Francisco (cf. c.72, nota 8).

7. La formación en los estudios de los candidatos al ministerio de las Escuelas PÍas fue un problema importante desde los primeros tiempos de la Orden, que nunca fue resuelto de manera satisfactoria Y plena ni por el Fundador, ni por sus inmediatos seguidores. Una de- las razones fundamentales de este hecho, que tuvo repercusiones negativas en los siglos posteriores, hay que situarla seguramente en la apremiante necesidad que tenla el Fundador de preparar en el plazo más breve posible nuevas levas de religiosos para satisfacer a las demandas dé fundaciones qué se le hacían desde muchísimas partes. Lo cierto es que, a pesar de las buenas intenciones y propósitos, la Orden tardó un cierto tiempo en- poseer un plan de estudios eficaz para la preparación de los futuros sacerdotes escolapios (cf. G. SÁNTHA, ‘Ensayos críticos’, pp.283-319).



Leave a Reply

Comment

Índice Documental Mensual

ARCHIVIUM - Nov 1, 2012 11:27 - 0 Comments

ARCHIVUM

More In Noticias


ARCHIVIUM - Nov 1, 2012 11:27 - 0 Comments

ARCHIVUM

More In Noticias


ARCHIVIUM - Nov 1, 2012 11:27 - 0 Comments

ARCHIVUM

More In Noticias