Piedad - Written by Archivo Calasanz on Lunes, Julio 21, 2014 17:36 - 0 Comments

Carta 121 (P 649) [Roma, 2 de julio de 1627]

CALASANZ Al H. Julio Pietrangeli [1]. Savona.

Mandaré a Moricone su carta con el primer portador que encuentre. Respecto a descargarse la conciencia acerca de las cosas de Borzonasca [2] le digo que, mientras se obstine tanto en el propio juicio, nadie podrá descargársela. Porque debería aceptar las acciones de los Superiores como cosas ordenadas por Dios y no desear otra cosa que lo que ellos han ordenado, ni juzgar si así o bien así estaría mejor la cosa, ni prometer a nadie: «Yo nunca haré esto ni procuraré aquello», sino como verdadero religioso: «Yo haré cuanto me mande la santa obediencia»; y procurar huir del trato con los seglares y tratar con Dios interiormente muchas veces, porque esta es la obligación propia de -todo religioso. Si lo hace encontrará el sosiego y un gran mérito de otra suerte siempre le inquietará el propio juicio.

Respecto a decir que fue engañado por la simplicidad del P. Tomás [3] al venir a la Religión, debía decir: «Ahora me engaña el enemigo, que me impide con sus mentiras entende la perfección religiosa», la cual consiste en renunciar a sí mismo por amor al Señor. El venir a Ia Religión no fue engaño; el engaño está, por el contrario, en querer las cosas a su manera.

Respecto, por fin, a haber mandado para mayor unión que los Hermanos Operarios llevasen el bonete, no queriendo, sin embargo, que pasen más adelante de la primera tonsura [4] habría juzgado bien creyendo que los Superiores están iluminados por Dios y dejándose guiar por ellos. Yo Ie pido que entre en el verdadero camino de la humildad, jazgándose tan bajo cuanto sea posibleo si quiere que Dios le ilumine para juzgar buenas las acciones no sólo de los Superiores, sino incluso de todos los demás, porque es el camino seguro del paraíso. EI Señor le bendiga siempre.

Roma, 2 de julio de 1627.

NOTAS

1 Julio de Santa María Magdalena, en el siglo Julio Pietrangelii, de Moricone, vistió el hábito calasancio en Roma el 10 de octubre de 1621 como Hermano Opetario. Hizo sus votos solemnes en Narni el 21 de abril de 1624. En 1626 estuvo en la fundación de Borzonasca que fracasó. Durante el curso académico 1629-30 lo encontramos en Moricone tratando de introducir los «Rudimenta» de Gaspar Scioppio. En 1630 va a Campi en donde permanece unos años y en 1635 está en Nápoles. En 1638 lo llaman a Roma. En 1642 está en Moricone y en 1641 en Frascati. Habiendo hecho la profesión solemne antes de los 21 años, ambiciona el clericato y a finales de 1641 se ordena sacerdote. En octubre de 1646 obtiene el Breve para pasar al clero secular y deja la Orden (cf. ES, II, 1686-1)

2 Lugar de la Repúblia de Génova que pertenecía a la diócesis de Bobio. El senado de Genova había pedido en carta dirigida a Calasanz la fundación en este lugar en 1625 (ct. Eph. Cal. 4 [1939] 111-112).

3 Tomás Victoria de la Visitación recibió el hábito de las Escuelas PÍas en la célebre vestición det 25 de marzo de 1617. Había nacido en Sevilla, en fecha no determinada, y murió en Moricone el 1 de julio de 1.622. El P. Victoria perteneció al grupo que dirigla el célebre sacerdote Francisco Méndez, y fue por lo mismo compañero y amigo de Glicerio Landriani, a quien siguió al dirigir éste sus pasos, el año 1612, hacia las Escuelas Pías (cf. c, 243, nota 3; SÁNtha, Ensayos críticos, pp. 135, 136 y 139). A é1 se refiere Calasanz en algunas cartas ditigidas al P. Cananea. En una de ellas (P 99) el Fundador pondera el fruto abundante recogido por el P. Victoria en la misión que realizó en mayo de 1621 por la Sabina, habiendo causado profunda admiración por su caridad y entrega al ministerio pastotal. Merece recordarse asimismo lo que Calasanz dice en carta al P. Apa, en diciembre de 1644, a propósito del P. Victoria:«Era de estatura más bien alta que baja, el rostro muy demacrado, de pelo negro. Observaba gran modestia y tenla singular celo y caridad por el prójimo. Causaba admiración no sólo a los seglares, sino incluso a los religiosos de otras religiones. Hay algunos ejemplos de esta su caridad, que se conservan hasta hoy dondequiera que lo recuerdan, quedándose corta toda alabanza» (c. 625).

4. De las palabras del Santo se deduce que ya desde junio de 1627 habla sido dada la disposición sobre el uso del bonete y la admisión a la tonsura; disposición que fue confirmada posteriormente en la Congregación General de noviembre de 1627. Comenzaron así los Clérigos Operarios.



Leave a Reply

Comment

Índice Documental Mensual

Noticias - May 15, 2014 10:45 - 0 Comments

Comunicado de los Obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua

More In Noticias


Noticias - May 15, 2014 10:45 - 0 Comments

Comunicado de los Obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua

More In Noticias


Noticias - May 15, 2014 10:45 - 0 Comments

Comunicado de los Obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua

More In Noticias